Bueno para ti (Parte 1)

Claudio estaba cansado cuando llegó a casa del centro ortopédico donde recibía tratamientos para la parálisis cerebral.  La enfermedad afectaba sus músculos y le causaba dificultades para caminar y hablar. El niño suspiró cuando se sentó en su silla favorita.  “No sé por qué debo tener esta enfermedad”.

Mamá dejó a un lado su cartera.  “Yo tampoco lo sé, pero sí sé que Dios usa todo en nuestras vidas para el bien.  ¡Vamos!  Ayudemos a papá a servir la cena en la mesa”.

Mientras estaban comiendo, el padre se dirigió a Claudio: “No estás comiendo tus vegetales.  Tú sabes que son buenos para ti”.

Claudio hizo una mueca.  “No me gustan”.

“Solo termina los que ya están en tu plato”, ordenó su madre.

“¿Cómo te fue hoy con la terapia física?”, preguntó papá.

“Bien, supongo”, contestó Claudio, “¡pero esos tratamientos son dolorosos!  Cuando estiran mis piernas y brazos, halan muy fuerte.  No sé por qué tengo que ir tan a menudo.  De todos modos, ni siquiera sé si me están ayudando”.

“No vamos a ver los resultados de inmediato, pero esos ejercicios sí te ayudan”, aseguró su padre.  “Si quieres que tus músculos se hagan más fuertes y saludables, tendrás que cooperar con el terapeuta cada vez que vayas”.

Claudio suspiró.  “Quisiera que Dios me sane.  Entonces no tendría que preocuparte de todos esos ejercicios”.

Mamá asintió con empatía.  “Es difícil entender por qué Dios no siempre hace las cosas que le pedimos.  Tenemos que recordar que vivimos en un mundo roto, donde aun las cosas buenas pueden causarnos dificultades, como el ejercicio y la comida saludable.  Pero los vegetales no siempre tendrán un mal sabor y los ejercicios no siempre dolerán, porque algún día, cuando Jesús regrese, Él hará nuevas todas las cosas, incluyendo nuestros cuerpos.  Mientras tanto, debemos recordar que Él tiene el control y puede sacar algo bueno de las peores circunstancias”.

“La Biblia dice que los caminos y pensamientos de Dios son mucho más elevados que los nuestros”, agregó el padre.  “Por alguna razón que no podemos entender, Él está utilizando la parálisis cerebral para traer algo bueno a tu vida.  ¿Puedes confiar en Él?”

Claudio asintió.  “Le pediré que me ayude a recordar que Él tiene una buena razón para permitir que yo pase por esto”.  GORDON MUSCOTT

DIOS SACA ALGO BUENO DE LO MALO

VERSÍCULO CLAVE: SALMO 84:11

NADA BUENO NIEGA A LOS QUE ANDAN EN INTEGRIDAD.  

¿Estás afrontando dolor y dificultades en tu vida?  Quizá sea una lesión o una enfermedad, o quizá algo malo que pasó en tu familia.  Si eres cristiano, Dios usará todo en tu vida para el bien, aun si no entiendes cómo.  Confía en que Él estará contigo cuando pases por dificultades y las usará para traer algo bueno.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.