Bajo presión

Alexa veía cómo su hermana apretaba las tapas en varios frascos de habichuelas y los metía en una olla de presión.  Después tapó la olla y ajustó la temperatura.  “¿Cómo funciona una olla de presión, Hazel?”, preguntó Alexa.  La niña estaba pasando el fin de semana en el apartamento de su hermana mayor y Hazel le estaba mostrando cómo guardar en frascos las habichuelas que habían comprado en la feria de agricultores.

“El calor provoca que la presión se acumule adentro de la olla, lo cual permite que las habichuelas se cocinen y preserven adentro de los frascos”, contestó Hazel.  “Cuando estén listas, podremos guardarlas por un año o más, y no se dañarán”.

Cuando se terminaron de cocer las habichuelas, Hazel apagó la estufa.  “Ahora debemos esperar y dejar que baje la presión antes de quitarle la tapa a la olla”.

¡CRACK! Alexa dio un brinco.  “¿Qué fue eso?”

Hazel frunció el ceño.  “Creo que se rompió un frasco dentro de la olla.  Debe haber tenido un punto débil y no pudo soportar la presión.  Lo revisaremos cuando sea seguro destaparla”.

Las hermanas tomaron unos bocadillos y se dejaron caer en el sillón.  “A veces me siento como ese frasco”, le comentó Alexa a su hermana.  “Siento que me voy a romper por la presión”.

“¿A qué te refieres?”, preguntó Hazel.

“¡En la escuela hay presión por todos lados!”, aseguró Alexa.  “Los demás niños siempre están tratando de obligarme a hacer cosas que no debo, ¡y si no les hago caso, me hacen sentir que yo soy la que está mal!”

Hazel asintió.  “También me sentí así cuando estaba en la escuela.  Pero la presión puede funcionar de dos maneras, al igual que en la olla de presión”.

“¿Te refieres a que cuece los alimentos y evita que se dañen, pero a veces causa que un frasco se rompa?”

“¡Correcto!”, afirmó Hazel.  “La presión en nuestras vidas puede funcionar del mismo modo.  Puede preservarnos al recordarnos que le pertenecemos a Jesús y ayudarnos a permanecer firmes en nuestra fe.  O puede hacer que nos quebremos y caigamos en la tentación”.

“¿La gente también tiene puntos débiles?”, preguntó Alexa.

“A veces, pero tenemos el poder del Espíritu de Dios para ayudarnos”, contestó Hazel.  “Él nos recuerda la verdad de Dios y nos da la fuerza que necesitamos para hacer lo correcto… y aunque caigamos ante la presión, Jesús nos perdonará para que podamos comenzar de nuevo.  Él te ayudará a permanecer firme para que no te rompas”.  —    BARBARA J. WESTBERG

PERMANECE FIRME BAJO LA PRESIÓN

VERSÍCULO CLAVE: 2 TIMOTEO 4:18

EL SEÑOR ME LIBRARÁ DE TODA OBRA MALA Y ME TRAERÁ A SALVO A SU REINO CELESTIAL.

¿Te sientes como si estuvieras bajo presión?  Puede ser difícil no ceder ante la presión del grupo para seguir la corriente de aquello que todos los demás parecen hacer.  Pero si conoces a Jesús, tienes el Espíritu Santo para que te dé fuerzas.  En el pasaje bíblico de hoy, Dios estuvo con Daniel cuando estuvo bajo presión, y también estará contigo.  Confía en que el Señor te dará la fuerza que necesitas para permanecer firme.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.