Aves de fuego

“Bueno, Gonzalo, ¿aprendiste algo nuevo hoy?”, preguntó su padre.

El niño sonrió porque todas las noches papá le hacía la misma pregunta cuando se sentaban a la mesa para cenar.  Hoy Gonzalo tenía lista la respuesta.  “Aprendí sobre las aves de fuego”, comentó.  “Son pájaros cantores pequeñitos y su nombre verdadero es reinita de Kirtland, pero se les dice aves de fuego por una razón genial… o debería decir por una razón candente”.

“¿Cuál es esa razón?”, preguntó su madre.

“Bueno”, explicó Gonzalo, “hacen sus nidos en los pinos y las piñas solo se abren y sueltan sus semillas cuando hace mucho calor.  Los guardabosques a veces hacen fogatas cerca de los pinos para asegurarse de que arrojen las semillas, de modo que crezcan nuevos árboles y que las reinitas de Kirtland tengan dónde hacer sus nidos”.

“¿En serio?”, indicó mamá.  “Creí que los guardabosques buscaban fogatas para apagarlas”.

“Sí, también lo hacen”, contestó Gonzalo, “pero la reinita de Kirtland estuvo en peligro de extinción porque había muy pocos pinos, así que ahora los guardabosques utilizan fuegos controlados para asegurarse de que el bosque crezca.  Es raro, ¿no?”

“Esto me recuerda cómo Dios a veces permite que haya fuegos en nuestras vidas para ayudarnos a crecer espiritualmente”, señaló su padre.

Gonzalo comió un bocado de maíz.  “¿Sí?”

Papá asintió.  “La Biblia compara los problemas o las pruebas con el fuego”, explicó.  “Todos los tenemos de vez en cuando, aunque no nos gusten, Dios puede usar las pruebas para ayudarnos a crecer.  Por ejemplo, ¿recuerdas cuando te torciste el tobillo y no podías hacer muchas cosas por un par de semanas?  ¿A qué te dedicaste?”

“Bueno… comencé a leer la Biblia que me dio la abuela por mi cumpleaños”, respondió Gonzalo.

“Es cierto”, afirmó mamá.  “Dialogamos sobre algunos versículos que leíste y creo que eso nos ayudó a ambos a aprender más sobre Jesús”.

“Sí”, expresó Gonzalo.  “Y me recordaron que debo confiar en Él, a pesar de que mi tobillo torcido me arruinaba los planes”.

Su padre tomó la Biblia.  “Busquemos algunos versículos que hablan sobre las cosas que nos hacen crecer espiritualmente”, sugirió.  “Y oremos para que estemos dispuestos a crecer, aun si se necesita un fuego, o problemas, en nuestras vidas”.  —  RAELENE E. PHILLIPS

CRECE A TRAVÉS DE LAS PRUEBAS

VERSÍCULO CLAVE: SANTIAGO 1:3

LA PRUEBA DE SU FE PRODUCE PACIENCIA.

¿Qué pruebas o problemas afrontas en tu vida ahora mismo?  ¿Te has preguntado por qué Dios permite que sucedan estas cosas?  No te enojes con Él ni pienses que no le importas.  Pídele al Señor que te ayude a confiar en Él mientras atraviesas por las experiencias que te traen tus problemas.  Permite que Él use las dificultades para ayudarte a crecer y fortalecer tu fe en Jesús.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.