Amistades tibias

“¿Puedo beber algo frío, mamá?”, preguntó Violeta al entrar durante una tarde de calor.

“Claro, pero creo que lo único que tenemos es agua con hielo”, contestó su madre.  “Hasta se acabó la leche”.

“Pero tenemos leche en polvo, ¿verdad?  ¿Puedo usarla para hacer leche con chocolate?”

“Buena idea”.  Mamá sacó la caja de leche en polvo.  “Ahí la tienes.  El jarabe de chocolate está en la nevera”.

Violeta mezcló un poco del polvo con agua.  “Necesito un consejo”, expresó mientras agregaba el jarabe de chocolate.  “Hay una niña nueva en la escuela: Amaya.  Es buena gente y disfruto al hablar con ella cuando solo estamos las dos.  Pero a mis otras amigas no les interesa conocerla, así que quieren que yo ignore a Amaya y juegue con ellas.  No sé qué hacer”.

“¿Qué crees que Dios quisiera que hagas?”, preguntó su madre.

“Bueno, sé que debería ser amigable y lo soy… más o menos”.  Violeta suspiró.  “Pero no quiero perder a mis otras amigas”.  La niña bebió un sorbo de su leche y luego hizo una mueca.  “¡Esto sabe horrible!”, exclamó.  “¿Qué hice mal?”

“El agua del grifo no es muy fría, así que tu leche probablemente esté tibia”, respondió mamá.  “En mi opinión, la leche con chocolate debe estar bien caliente o bien fría para que sepa bien”.

“Nunca lo había pensado, pero ese es el problema”, admitió Violeta.  “No tiene buen sabor si está tibia”.

“No”, afirmó su madre, “y creo que ese también podría ser tu problema con Amaya.  Me temo que estás siendo una amiga tibia”.

“¿A qué te refieres?”, preguntó la niña.

“Eres amigable con ella cuando no tienes nada qué perder, pero no cuando tus otras amigas te están mirando.  No eres caliente ni fría, sino algo en el medio.  Tu amistad con Amaya me recuerda de una advertencia que Jesús da en la Biblia sobre los cristianos que tienen una relación tibia con Él.  Ellos quieren ser amigos de Jesús solo cuando les conviene.  ¿Es esa la clase de amistad que Jesús nos brinda?”

“No.  Él nos ama tanto que murió por nuestros pecados.  Y Jesús quiere que yo sea una buena amiga para Amaya”.  Violeta apartó su vaso de leche.  “Voy a ser una amiga como Jesús e invitaré a Amaya a jugar conmigo mañana, sin importar lo que piensen los demás”.  — KAREN E. COGAN

NO BRINDES UNA AMISTAD TIBIA

VERSÍCULO CLAVE: 1 REYES 8:23

GUARDAS EL PACTO Y MUESTRAS MISERICORDIA A TUS SIERVOS QUE ANDAN DELANTE DE TI CON TODO SU CORAZÓN.

¿Tienes una amistad con Jesús?  ¿Lo sigues y obedeces, aun cuando no te conviene?  Él te ama y quiere que seas Su amigo o amiga y que demuestres Su amor a los demás.  Confía en que Jesús te ayudará a hacerlo, incluso cuando a otras personas no les guste.  No brindes una amistad tibia, ni permitas que tu cristianismo sea tibio.  Haz que tu amistad con Jesús sea más importante que cualquier otra opinión.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.