Algo para practicar

—¿Puedo quedarme mañana en casa? —preguntó Prisha a su mamá, mientras dejaba su mochila en el piso.

Su madre se veía sorprendida.

—¿Por qué?  ¿Te sientes enferma?

—No, pero… tengo un problema y, si no voy a la escuela, no voy a tener que preocuparme por él —mamá esperó, así que Prisha siguió con su explicación—.  Renata quiere que yo le deje ver mis respuestas en el examen de matemáticas que tendremos mañana.  Por supuesto que no lo haré, pero no quiero que ella se enoje conmigo.

La madre levantó las cejas.

—Entonces, si te quedas mañana en casa, ¿no tendrás que afrontar la situación desagradable de decirle a tu amiga que crees que hacer trampa es malo? —Prisha asintió, llena de esperanza.  En ese momento, Shyla se despertó de su siesta y comenzó a llorar—.  ¿Podrías traer a tu hermana, por favor? —le pidió mamá.

Prisha corrió a la habitación de la bebé y la sacó de su cuna.  Shyla dejó de llorar y se retorció, tratando de bajar al piso.

—¿Estás lista para practicar cómo caminar otra vez? —preguntó Prisha cuando volvió con su hermanita a la cocina, mientras se agachaba para dejar a la bebé en el piso.

—No la dejes en el piso —indicó su madre—.  Podría caerse y hacerse daño —Prisha miró a mamá, confundida, y esta se encogió de hombros—.  Ya caminará cuando sea mayor.

Prisha frunció el ceño.

—¡Pero, mamá!  Shyla no aprenderá a caminar si no lo practica.

—Es verdad —respondió su madre—.  Puedes ver que Shyla necesita practicar para aprender a caminar, y espero que también veas que también necesitas practicar algo.  Tienes que practica cómo hablar en defensa de lo que crees.

—Lo… lo que me quieres decir es que debería decirle a Renata que está mal copiar.  Eso es hacer trampa —murmuró Prisha—.  ¿Pero qué pasa si lo digo mal y la hago enojar?

—Pídele ayuda a Jesús, Él te la dará —aseguró mamá—.  El Señor está contigo todo el tiempo y te ayudará a hacer lo correcto para que los demás sepan cuál es tu posición.  Es probable que a Renata no le guste, pero eso te dará una oportunidad para decirle que no quieres hacer cosas malas porque Jesús te salvó del pecado.  Puedes practicar, mientras dependes del Señor para que Él te ayude —la madre abrazó a su hija—.  ¿Qué tal si llamas a Renata ahora mismo y le dices que no le dejarás copiar, sino que le ayudarás a estudiar?

Prisha dudó.

—Está bien, eso es lo que haré.

KAREN E. COGAN

PRACTICA LO QUE CREES

VERSÍCULO CLAVE: SANTIAGO 1:5 (NVI)

SI A ALGUNO DE USTEDES LE FALTA SABIDURÍA, PÍDASELA A DIOS, Y ÉL SE LA DARÁ, PUES DIOS DA A TODOS GENEROSAMENTE SIN MENOSPRECIAR A NADIE.

¿Sueles defender lo que crees?  Cuando un amigo o compañero quieres que hagas algo que sabes que está mal, ¿solo le sigues la corriente?  Cuando sientas la presión de hacer algo que está mal, pídele a Jesús que te dé sabiduría y valentía para comunicar a los demás que confías en el Señor y quieres obedecerlo.  Él siempre está contigo y te ayudará cuando atravieses por situaciones difíciles.  Confía en que Jesús te ayudará a permanecer firme en lo que crees.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.