Una lección en el fango

“Pero ¿por qué no puedo ir?”, preguntó Soledad cuando sus padres no la dejaron ir a ver una película con un grupo de muchachas de su escuela.

“Sole, no creo que esa película sea buena para ti”, explicó mamá.  “En otra ocasión podrás ver alguna otra película con ellas”.

“¡Pero todas van a ver esa!”, exclamó Soledad.  “Además, estoy tratando de ser de testimonio para mis amigas.  Si nunca me dejan hacer nada con ellas, ¿cómo voy a hacer que me escuchen cuando les hable sobre Jesús?”

“Me alegra que quieras ayudarlas a conocerlo”, señaló su papá, “pero acompañarlas a tomar decisiones incorrectas no es la manera de mostrarles a Jesús”.

Mientras hablaban, uno de los vecinos vino a la puerta.  “¿Me podrían dar una mano?”, pidió el señor Contreras.  “Me quedé atorado en el fango en la esquina.  ¿Creen que podrían ayudarme a salir?”

“Claro”, contestó el padre.  “¿Quieres acompañarme, Sole?”  Ella asintió, así que ambos se treparon en la camioneta de papá para salir al rescate.

Cuando llegaron a la esquina, el papá comenzó a avanzar de retro a la zona fangosa donde el otro automóvil estaba atascado.  “¡No, papá!”, exclamó Soledad.  “¡Vamos a quedar atascados también!”

“Esta camioneta es muy poderosa”, respondió el padre.  “Vamos a estar bien”.

Sin embargo, sí se quedaron atascados.  “Tenías razón, Sole”, confesó papá.  “Este fango es más profundo de lo que creí.  Venir para ayudar al señor Contreras no fue una sabia decisión de mi parte.  Debí haberte escuchado”.

Soledad suspiró.  “No solo estás hablando del fango en el que te quedaste atascado, ¿verdad?”

El padre hizo un gesto afirmativo.  “Tratar de ayudar amigos uniéndose a ellos en cosas que son malas o imprudentes es como meterse en este fango en un esfuerzo por ayudar al señor Contreras.  Al final, nadie recibe ninguna ayuda”.

“Lo que quieres decir, entonces, es que, para realmente ayudar a mis amigas, debo ser sabia en lo que hago con ellas”.

“Exactamente”, expresó el papá.  “Yo podía haberle sido mucho más útil a Contreras si trataba de halarlo sin meterme en el fango.  Y tú puedes ayudar a tus amigas a entender quién es Jesús sin hacer algo que tú o tus padres no crean que sea una buena idea”.SHERRY  L. KUYT

ACTÚA CON SABIDURÍA CUANDO QUIERAS DAR TESTIMONIO

VERSÍCULO CLAVE: COLOSENSES 4:5 (NTV)

VIVAN SABIAMENTE ENTRE LOS QUE NO CREEN EN CRISTO Y APROVECHEN AL MÁXIMO CADA OPORTUNIDAD.  

¿Quieres hablar de Jesús a tus amigos?  ¿Has pensado que ellos escucharían mejor si te unieras a todo lo que hacen, incluso aquellas cosas que son malas o imprudentes?  Hacer ese tipo de cosas no les ayudará a ver quién es Jesús y no te ayudará a crecer como hijo o hija de Dios.  En lugar de eso, confía en que Jesús te mostrará las oportunidades para compartir de Su amor con otros, sin que tengas que hacer cosas que son malas o poco sabias.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.