Un libro de recortes especial

“¡Mamá, tienes que ver esto!”, gritó Ángeles mientras su mamá caminaba por le pasillo.

“¿Ya memorizaste tus versículos bíblicos y terminaste tus tareas?”, preguntó la madre, entrando a la habitación.

Ángeles puso mala cara y señaló la pantalla de su computadora.  “¡He creado un libro de recortes digital para nuestras vacaciones!”  La niña abrió la primera página en la que había una foto suya, sosteniendo una estrella de mar.  Era la primera vez que veía una de esas.  Junto a la fotografía, había escrito: “Las estrellas de mar no son peces porque no tienen agallas ni escamas”.

La mamá apretó el hombro de Ángeles.  “Fue divertido cuando encontramos esa estrella de mar, ¿verdad?”

“Déjame mostrarte el resto de las páginas”.  Ángeles siguió bajando en la pantalla para ver todas las fotografías nadando, construyendo castillos de arena, tomando helados.  Cada imagen tenía una nota a su lado.

“Hiciste un trabajo excelente”, comentó su mamá.  “Las fotografías cuentan una historia maravillosa de nuestras vacaciones.  Pero ¿qué pasó con el versículo de la Biblia que debías memorizar?”

Ángeles recitó de un tirón el versículo sin detenerse para respirar.  “‘Graben, pues, estas mis palabras en su corazón y en su alma; átenlas como una señal en su mano, y serán por insignias entre sus ojos’.  Deuteronomio 11:18.  ¿Ves?  Sí me lo aprendí”.

“Puedes decir las palabras, pero ¿las comprendes?”, preguntó la madre.

Ángeles se encogió de hombros.  “Se supone que solo teníamos que aprendernos el versículo de memoria”.

“Sí, pero no entiendes el porqué, ¿verdad?”  Ángeles contestó que no con la cabeza y mamá señaló las fotografías que estaban en la pantalla.  “Cuéntame, ¿por qué armaste este álbum de fotos?”, preguntó.

“Porque quería recordar toda la diversión que tuvimos, y no quiero olvidar todas las cosas nuevas que aprendí”.

“Entonces creaste un libro de recortes para almacenar tus recuerdos”.  La madre señaló a la Biblia de Ángeles.  “La Palabra de Dios cuenta la historia de todas las promesas que Él hizo a Su pueblo y cómo todas se cumplieron en Jesús”.

“Entonces, la Biblia es como el libro de recortes de Dios”, señalo Ángeles.  “Las personas que la escribieron no querían olvidar todas las formas en que Él los bendigo.  Y querían compartir esa historia con los demás, para que también la conozcan”.

“Correcto”, indicó la madre.  “Así como tú compartirás este álbum con tus amigos”.

Ángeles sonrió.  “¡Quizá debería hacer un libro de recortes con versículos de la Biblia para ayudarme a recordarlos!”CHRISTINE L. HENDERSON

MEMORIZA LA PALABRA DE DIOS

VERSÍCULO CLAVE: DEUTERONOMIO 11:18 (NVI)

GRÁBENSE ESTAS PALABRAS EN EL CORAZÓN Y EN LA MENTE.

¿Memorizas versículos bíblicos para la escuela o la iglesia?  ¿Piensas en lo que significan o solo recitas las palabras de un tirón?  La Biblia cuenta la historia de Jesús y sobre cómo Él cumple cada una de las promesas de Dios.  Grabar Su Palabra en nuestros corazones y mentes nos ayuda a recordar todo lo que Él ha hecho por nosotros y a hablar a los demás sobre Él.  Por tanto, no dejes de memorizar versículos y de recordar cómo ha sido Él contigo y cómo te ha guiado.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.