Un día con Chirpie

—¿No te parece lindo, Toño? —le preguntó Maya a su hermano mayor mientras sostenía un jilguero amarillo con negro con sus manos—.  Voy a quedarme con él.

Toño se veía con dudas. 

—El pajarito ni siquiera trató de volar cuando nos acercamos.  Creo que está enfermo.

—¡No, no está enfermo! —exclamó Maya—.  Sé que mamá me dejará quedarme con él y ponerlo en la vieja jaula para pájaros.  Lo llamaré Chirpie.

Mientras regresaban a la casa, Toño estaba seguro de que algo malo pasaba con el pajarito, pero Maya insistía en que Dios le había dado a Chirpie como regalo.

—¿Puedo quedarme con él, mamá? —rogó cuando le mostró el pajarito a su madre.

—Es una bella ave, pero no se ve muy fuerte.  Temo que Toño tiene razón —opinó su madre con delicadeza, tratando de ayudarle a su hija a entender.

—Pero puedo orar y Dios hará que Chirpie se sienta mejor —insistió Maya.

—Dios sí puede hacer que se sienta mejor, hija —acordó mamá—.  Pero puede que no lo haga.  Si te quedas con Chirpie, tienes que recordar que tal vez lo tendrás solamente por poco tiempo, porque podría morir.

Maya tenía dudas.

—Entonces, ¿por qué Dios me lo dio, mamá?

—Cada momento que tenemos para amar y cuidar de otros, incluyendo los animales, es un regalo de Jesús —explicó su madre—.  Quizá el pajarito necesita a alguien como, que tenga un gran corazón para amar a este animalito y cuidarlo mientras está enfermo.  A lo mejor Dios quiere usar a Chirpie para ayudarte a entender mucho mejor cuánto Él te ama y cuida de ti —mamá hizo una pequeña pausa—.  A ver, Maya, te dejaré quedarte con Chirpie, pero debes entender que podría ser solamente por un tiempo corto.

Maya asintió.

—Está bien.  Pero de todos modos voy a pedirle a Dios que permita que Chirpie mejore.

A la mañana siguiente, Chirpie estaba muerto en su jaula.

—Mamá, parece que Dios me dio a Chirpie solamente por un día —exclamó Maya con lágrimas en sus ojos—.  Me duele que se haya muerto, pero me alegra que Dios me haya permitido cuidar de él durante su último día de vida —la niña se limpió las lágrimas.

La madre abrazó a su hija.

—Sé que duele, pero estoy agradecida porque pudiste amar y cuidar a Chirpie durante el corto tiempo que tuviste con él.  Debemos apreciar cada momento que Dios nos da, aun si fuera solo un día.

MARY ELLEN COWLING

DA GRACIAS A DIOS POR CADA MOMENTO

VERSÍCULO CLAVE: SALMO 31:14-15

PERO YO, OH, SEÑOR, EN TI CONFÍO; DIGO: «TÚ ERES MI DIOS». EN TU MANO ESTÁN MIS AÑOS.

¿Alguna vez se ha muerto una de tus mascotas?  ¿O ha fallecido algún amigo o alguien en tu familia?  ¿Le diste gracias a Dios por el tiempo que pudiste pasar con esa mascota o esa persona?  Dios tiene un tiempo para cada vida.  Da gracias al Señor po cada día y cada momento que Él te da para pasar con las personas que amas.  Aprovecha bien ese tiempo, porque sabes que es un regalo de Dios.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.