Un amigo como Bo

Cuando Luisa y su hermano Julián llegaron a casa de la escuela, el perro de la familia corrió para recibirlos.  “Hola, Bo”, saludó Luisa.  La niña se agachó para acariciar a la mascota mientras esta saltaba de un lado a otro, entre ella y Julián, moviendo la cola con emoción.

“Hola, niños.  ¿Cómo les fue hoy en la escuela?”, preguntó mamá.  Luisa frunció el ceño mientras se quitaba el abrigo.  “¿Pasó algo?”, cuestionó su madre.

“Bueno…” Luisa vaciló.  Luego la historia salió de su boca.  “Cuando Briana llegó a nuestra aula en la escuela, ella me saludó y sonrió de oreja a oreja.  Me puse tan contenta porque a veces ni siquiera me habla.  Yo la saludé y le sonreí, pero me lanzó una mirada extraña.  Luego sonrió otra vez y gritó: ‘¡Oye, Robin!  Juguemos juntas en el recreo’.  Estaba saludando y sonriendo a Robin, no a mí”.  Las lágrimas llenaron los ojos de Luisa y Bo se acercó y puso su hocico entre las rodillas de su ama.

“Lo siento, Luisa.  Sé que eso duele.  Me han pasado cosas parecidas”, comentó mamá mientras abrazaba a su hija.

“A Bo le caes bien”, señaló Julián mientras el animalito se apegaba a la niña.

“Sí, pero es un perro”, dijo Luisa.

“A muchos niños en la escuela también les caes bien”, agregó Julián.

“Tal vez”, balbuceó Luisa.  “No estoy tan segura”.

“Lo que realmente importa no es lo que Bo o lo que otros niños piensen de ti, sino lo que Dios piense de ti”, aseguró su madre.  “¡Y Jesús te ama tanto que murió por ti!  Cuando nos sentimos heridos o decepcionados por cómo nos tratan otras personas, debemos recordar cuánto Él nos ama y compartir ese amor al ser bondadosos y amigables con los demás”.

Luisa pensó en eso.  “Supongo que no siempre soy tan amigable con los otros niños como debería”, admitió.  “Recordaré cuánto me dolió cuando Briana me ignoró, y cómo Bo me animó al ser amigable”.  La niña acarició la cabeza de su mascota. “¡Tengo que ser amigable, como Bo!”

“Sí, incluso con Briana”, afirmó mamá.  “Puedes mostrarle el amor de Dios al ser bondadosa con ella, aun si ella no siempre se porta bien contigo”.  — SUSAN DILLON

SÉ AMABLE Y AMIGABLE CON LOS DEMÁS

VERSÍCULO CLAVE: 1 JUAN 4:7

AMÉMONOS UNOS A OTROS, PORQUE EL AMOR ES DE DIOS.

¿Eres amigable solamente con las personas que se portan bien contigo?  ¿O eres amable y amigable con todos?  Duele cuando las personas te ignoran o te tratan mal, pero no trates a los demás del mismo modo.  Jesús te ama y quiere que muestres a otros Su amor.  Sé un amigo o amiga como Él al ser amable con todos, aun con los que no se portan bien contigo.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.