¿Todavía es un bebé?

—Oye, mamá —llamó José mientras hacía su tarea de la escuela en la mesa de la cocina—.  Acabo de leer los versículos que me asignaste para mi lección de Biblia de hoy y… bueno, ¡no entiendo nada!  El apóstol Pablo dice que tiene que hablar con la gente de Corinto como si fueran bebés y alimentarlos con leche.  No se refiere en verdad a la leche que tomamos, ¿o sí?

—No, pero muchas de esas personas estaban actuando como cristianos bebés —explicó su madre—.  Es como… espera, ¡ya lo sé! —ella abrió su computadora portátil—.  Hace poco encontré un video que creo que te lo explicará.

Mamá puso el video y José vio a su papá cuando era más joven.

—Es el 16 de septiembre y José tiene tres años —dijo el padre en el video—.  Ahora nos va a contar lo que hizo hoy en la escuela dominical.

Se escucharon unas risitas y entonces el niño José apareció en la pantalla.

—Jugué con los juguetes, construí una torre con bloques… cantemos y yo cantó muy fuerte, y mi maestra nos cuentó una historia de Jesús.

José rio.

—¿En serio ese soy yo? —preguntó mientras el pequeñín empezaba a recitar el abecedario—.  ¡Me veo tan chiquito!

—Eras muy pequeño —aseguró mamá—.  Ya no te ves así ni hablas de ese modo, ¿verdad?

José negó con la cabeza.

—¡Espero que no!

Su madre sonrió.

—Era tierno en ese  tiempo, pero si ahora me hablaras así, ya no sería bonito.  Y así como es importante crecer físicamente, también es importante crecer espiritualmente.  A pesar de que muchas personas en Corinto habían sido cristianos por mucho tiempo, estaban actuando y hablando como si el cristianismo fuera algo nuevo para ellos.

—Entonces, ¿confiaban en Jesús pero no espiritualmente no actuaban como alguien de su edad? —preguntó José.

—Aparentemente peleaban por algunas cosas, por ejemplo, si Pablo o Apolo era el mejor predicador —señaló mamá—.  Debemos tener cuidado de no ser así.  Es una buena idea que nos examinemos y revisemos cómo está nuestro propio crecimiento espiritual.  ¿Estamos respondiendo al Espíritu Santo cuando Él nos motiva a alejarnos del pecado y nos anima a actuar más como Jesús?  ¿O somos tercos y elegimos hacer las cosas a nuestro modo? 

José asintió.

—No quisiera ser un niño de tres años toda mi vida, ¡y tampoco quiero ser un bebé cristiano toda mi vida!

LINDA WEDDLE

CRECE ESPIRITUALMENTE

VERSÍCULO CLAVE: MATEO 5:6

BIENAVENTURADOS LOS QUE TIENEN HAMBRE Y SED DE JUSTICIA, PUES ELLOS SERÁN SACIADOS.

¿Estás creciendo espiritualmente?  Estas son algunas preguntas que te ayudarán a medir tu crecimiento: ¿Tienes ahora un entendimiento más profundo de Jesús y lo que Él ha hecho por ti de lo que tenías el año pasado?  ¿Dios te ha permitido ver algún pecado en tu vida que debías confesar?  ¿Estás ansioso por compartir tu fe con otras personas?  Mientras el Espíritu Santo trabaja en tu corazón, Él te ayudará a dejar atrás tus actitudes infantiles y te hará más como Jesús.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.