Sinsontes

 “Papá, ¿qué clase de pájaro es el que canta en ese árbol?”

“Suena como un chochín.  Veamos si podemos divisarlo”.

“Lo oí nuevamente”, susurró Bernardo.  “Ahí arriba”.

El padre miró hacia arriba y luego rio.  “Es un sinsonte, hijo.  Nos engañó”.

“¿A qué te refieres?”

“Los sinsontes o burlones imitan a otras aves y ahora está imitando a un chochín”.  Comenzaron a andar hacia la casa. “¿Sabes?  ¡Cuando era niño teníamos a un sinsonte que merodeaba por nuestro jardín e imitaba el chirrido de nuestra puerta!  Siempre creíamos que alguien entraba o salía”.

“¡Oye, Bernardo!”, el amigo del niño, Vinicio, corrió al jardín.  “Los chicos de nuestra iglesia tendrán una noche de juegos el viernes, y mamá dijo que puedes venir”.  Vinicio miró al papá de Bernardo.  “¿Le da permiso?  ¡Por favor!”

Papá sonrió.  “Tenemos que conversar, Vinicio.  Bernardo te enviará un mensaje más tarde”.  Bernardo se quedó sorprendido.  ¿Por qué su papá tenía dudas?  Su familia iba a la iglesia todo el tiempo.

Después que Vinicio se fue, su padre le explicó.  “No estoy de acuerdo con lo que se enseña en la iglesia de Vinicio”.

Bernardo se quedó confundido.  “Pero Vinicio habla acerca de Dios y de Jesús, igual que nosotros”.

“No es igual que nosotros, hijo.  Ellos hablan acerca de Jesús, pero creen que Él era un buen hombre, mas no el hijo de Dios que murió y resucitó para salvarnos el pecado.  Sus enseñanzas son una imitación de la verdad”.

“Como el sinsonte”, comentó Bernardo.

“Exactamente”, afirmó papá.  “Mira, te daré permiso para que vayas a la noche de juegos.  Sé que eres cristiano.  Conoces la verdad de lo que Dios dice en Su Palabra.  Pero debes pedirle al Señor que te ayude a discernir.  Eso significa que consideres cuidadosamente si lo que se dice encaja con lo que Dios nos dice en Su Palabra.  Evalúa todo lo que oigas con lo que leemos en la Biblia”.

“Escucharé cuidadosamente a todo lo que digan los demás niños”, aseguró Bernardo.  “Y quizá Vinicio pueda venir algún día a nuestra iglesia para oír el mensaje correcto”.

“Buena idea”.  Papá sonrió.  “No te dejes engañar por las imitaciones astutas del verdadero mensaje de Dios.  La Biblia nos dice que Jesús es el Hijo de Dios, que murió para salvarnos porque no podíamos salvarnos a nosotros mismos”.  LINDA WEDDLE

QUE NO TE ENGAÑEN LAS IMITACIONES

VERSÍCULO CLAVE: JUAN 3:16

PORQUE DE TAL MANERA AMÓ DIOS AL MUNDO, QUE DIO A SU HIJO UNIGÉNITO (ÚNICO), PARA QUE TODO AQUÉL QUE CREE EN EL, NO SE PIERDA, SINO QUE TENGA VIDA ETERNA. 

¿Crees que, si alguien menciona las palabras Dios o Jesús, realmente debe creer en la Biblia?  Eso quizá no sea cierto.  Puede ser que repitan historias falsas en lugar del verdadero mensaje de la Palabra de Dios.  Pídele al Señor que te ayude a tener discernimiento de lo que escuchas.  Acude a adultos cristianos si tienes preguntas y estudia la Palabra de Dios, para que sepas la diferencia entre lo que es verdadero y lo que es falso.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.