Siempre al teléfono

“¿Puedo ponerle en espera un segundo?  ¡Gracias!”  El padre de Andrés aplastó unos botones en el teléfono de su escritorio.  “¡Buenas tardes?  ¿En qué le puedo servir?”  El niño observó desde la puerta mientras su papá lidiaba torpemente con tres líneas telefónicas distintas en la habitación que utilizaba como su oficina, tratando de responder los pedidos de todos.  Él dirigía su propio negocio desde la casa, y verlo hacer malabares con varias llamadas a la vez era un escenario normal para Andrés.  El niño caminó hacia la sala y se dejó caer en el sillón.

Su padre se dio cuenta y lo siguió después de terminar sus llamadas.  “Hola, Andrés.  ¿Te fue bien en la escuela hoy?”

“Sí, supongo”, contestó el hijo.

“Entonces, ¿qué sucede?”

Andrés suspiró.  “Es por nuestra casa, la casa que le hemos pedido a Dios que nos ayude a encontrar.  Nos mudamos a esta ciudad porque sentíamos que era lo que Él quería, pero todo este tiempo hemos estado arrendando.  ¿Cuándo nos va a ayudar Dios a encontrar un lugar propio?”

Papá suspiró y se sentó junto a su hijo en el sillón.  “Sí, la casa… ¿Todavía estás orando?  Dios contesta nuestras oraciones, pero no siempre lo hace como queremos.  Él siempre sabe lo que es mejor para nosotros”.

“Sí”, afirmó Andrés.  “He estado orando, pero no hay respuesta”.  El niño se encorvó en el sillón.  “Estoy comenzando a preguntarme si Dios en verdad puede escucharme.  ¿Será que no estoy diciendo mis oraciones lo suficientemente fuerte?”

El padre sonrió.  “¿Te has fijado cómo siempre estoy corriendo para contestar el teléfono?”

“¡Por supuesto que sí!”, exclamó Andrés, riéndose.  “¡Siempre estás tratando de contestar todas esas llamadas al mismo tiempo!”

“Bueno”, explicó papá, “¡es el ejemplo perfecto de cómo no es Dios!  A diferencia de los humanos, Dios siempre escucha cuando lo llamamos y puede manejar todas nuestras peticiones.  Él siempre te escucha, Andrés.  Eres Su hijo y Jesús siempre está contigo.  Es simplemente que Él tiene un mejor plan para el lugar donde vamos a vivir de lo que estamos pidiendo”.

“Eso me tranquiliza”, aseguró Andrés.  “Me alegra que Dios siempre esté escuchando, incluso cuando no lo siento”.

“Él siempre te escucha”, afirmó papá.  “Solo sigue orando y confiando en que Él responderá como cree que es mejor”.

En ese momento, el teléfono de su padre comenzó a sonar otra vez y él rio.  “¡Y ora para que yo pueda contestar todas esas llamadas telefónicas!”  RYLAN MELENDEZ

DIOS SIEMPRE ESTÁ ESCUCHANDO

VERSÍCULO CLAVE: 1 JUAN 5:14

ESTA ES LA CONFIANZA QUE TENEMOS DELANTE DE ÉL, QUE, SI PEDIMOS CUALQUIER COSA CONFORME A SU VOLUNTAD, ÉL NOS OYE.

¿Sabías que Dios siempre está listo para responder tus oraciones?  Aun cuando sientes que Él no te escucha, Él te oye.  Él sabe lo que es mejor para ti y siempre está ahí para ayudarte y guiarte, aun si su respuesta no es la que esperabas.  Él siempre te escucha y responderá tus oraciones como Él crea que es mejor.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.