Sé persistente en los tiempos difíciles

“¡Me rindo!”  Margarita aventó la correa de Firulais en el mesón. 

Su padre estaba sentado en la mesa, tomando café.  “¿Qué pasó?”, preguntó.

“No puedo enseñarle nada a Firulais.  Cuando le pongo su correa, solo trata de morderla”.  Margarita se dejó caer en una silla.  “Es un ridículo poodle”.

“Yo tenía el mismo problema”, le contó papá, “hasta que aprendí un truco”.

Margarita se enderezó en su silla.  “¿Qué truco?”

“Aprendí que, si sigo mostrándole a Firulais la misma cosa una y otra vez, lentamente entenderá cómo hacerlo”, aseguró su padre.

“¿Eso es todo?  ¿Solo sigo repitiendo lo que estoy tratando de enseñarle?”

“Sí.  Así he podido enseñarle algunas cosas a Firulais”, comentó papá.  “Ahora viene cuando lo llamo y se sienta cuando se lo ordeno”.

“¡Fantástico!”  Margarita miró al cachorro.  “¿En verdad crees que pueda enseñarle a pasear con la correa?”

“Por supuesto que sí”.  El padre bebió un sorbo de café.  “Si algo es importante, debes ser persistente y no darte por vencida”.

Margarita se agachó y rascó las orejas de Firulais.  “Siento que ya he intentado mil veces”.

“Es gracioso que hayas usado ese número”, indicó su padre.  “Hace más de mil años, Tomás Edison inventó muchas cosas, incluyendo la bombilla de luz.  Ahora es considerado como uno de los más grandiosos inventores de todos los tiempos.  Pero cuando estaba inventando la bombilla, contó después que falló mil veces.  Debido a que fue persistente y siguió trabajando en ello, finalmente descubrió cómo hacerla funcionar”.

“Así como fuiste persistente con Firulais”.  Margarita meditó en esto por un momento.  “Mi maestra de Biblia dice que Dios quiere que seamos persistentes”.

“Claro que sí”, afirmó papá.  “Dios no quiere que nos demos por vencidos cuando encontremos desafíos en nuestras vidas.  Lo mejor de todo es que Él nos ayuda a perseverar en los momentos difíciles de la vida.  Al mostrar Su amor por nosotros una y otra vez, Él nos enseña a confiar en Él, para que podamos afrontar los desafíos de la vida y crecer en nuestra fe.  Él nunca se da por vencido con nosotros”.

Margarita recogió la correa de Firulais.  “Está bien, papá.  Ahora que sé que Dios no se da por vencido al enseñarme a ser persistente, entonces no me daré por vencida al enseñarle a Firulais a pasear con la correa”.  —  MATT SHOEMAKER

NO TE RINDAS

VERSÍCULO CLAVE: GÁLATAS 6:9

NO NOS CANSEMOS DE HACER EL BIEN, PUES A SU TIEMPO, SI NO NOS CANSAMOS, SEGAREMOS.

¿Sientes ganas de rendirte cuando encuentras desafíos en la vida?  Las cosas como las tareas difíciles o problemas con algún amigo son difíciles, pero Dios no quiere que te rindas.  Él te ayudará a perseverar.  Recuerda que Él está contigo y te dará fuerzas y sabiduría en toda situación.  Dios jamás se da por vencido contigo.  Confía en que Él te ayudará en los momentos difíciles.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.