¿Qué tan importante es un nombre?

Alexa entró corriendo a la casa.  “¡Mami!  ¡La mamá de Briana y su nueva hermanita ya están en casa!”, exclamó.  “Es tan linda y su nombre es Arabella.  ¡Me encanta ese nombre!  ¿Cómo deciden las personas qué nombre ponerles a sus bebés?”

“Bueno”, respondió la mamá, “a algunos bebés les ponen el nombre de algún miembro de la familia o una persona a quien los padres admiran.  Y a veces los padres eligen un nombre por su significado”.

Alexa se quedó sorprendida.  “¿Los nombres tienen significados?”

“Algunos, sí”, dijo mamá.  “Por ejemplo, Alexa significa ‘ayuda’ o ‘defensora’.  Puedo mostrarte una página web donde están muchos nombres con sus significados, si quieres”.

“¡Oh, sí!  ¡Por favor!”, rogó Alexa.  Así que ella y su mamá buscaron varios nombres juntas.  Briana significaba “fuerza” y Arabella significaba “rendirse a la oración”.  Incluso buscaron el nombre de su papá, Mateo, que significa “regalo de Dios”.

“¿Sabías que la Biblia dice que es mejor elegir un bueno nombre que grandes riquezas?”, preguntó la mamá, mientras se levantaban de la computadora.

“Pero no elegimos nuestros propios nombres”, respondió Alexa.  “Nuestros padres nos ponen el nombre”.

“Tienes razón”, indicó mamá.  “No pudiste elegir el nombre que papá y yo te pusimos… lo recibiste cuando naciste en nuestra familia.  Pero hay otro nombre que sí elegiste recibir”.

“¿Sí?”, preguntó Alexa.  “¿Cuál nombre?”

“Cuando decidiste confiar en Jesucristo como tu Salvador, te hiciste parte de Su familia y recibiste Su nombre: cristiana, que significa “pequeño Cristo”.  Ese nombre significa que Él he ha convertido en una nueva persona y que tienes Su justicia, o sea, su bondad.  Tu nuevo nombre significa que le perteneces a Él”.

Alexa sonrió.  “¡Qué genial!  No me había dado cuenta de que Jesús me dio un nombre nuevo cuando me hice cristiana”.

Mamá asintió con la cabeza.  “Dios incluso cambió literalmente de nombre a algunas personas en la Biblia cuando los llamó a seguirle.  Abram se convirtió en Abraham.  Sarai se convirtió en Sara.  Saulo se convirtió en Pablo.  Simón se convirtió en Pedro.  Sus nuevos nombres eran una señal para los demás de que Dios les había hecho nuevas personas y los iba a usar para hacer Su voluntad”.  Mamá sonrió a Alexis.  “Y Él hace lo mismo con nosotras, como cristianas, moldeándonos para que seamos como Él, para que podamos llevar a otros hacia Su buen nombre”. AGNES LIVEZEY

TÚ PUEDES TENER UN BUEN NOMBRE

VERSÍCULO CLAVE: 1 JUAN 3:1 (NVI)

¡FÍJENSE QUÉ GRAN AMOR NOS HA DADO EL PADRE, QUE SE NOS LLAME HIJOS DE DIOS!  

¿Qué significa tu nombre?  Lo más probable es que tus padres hayan elegido para ti un nombre que encajara con la persona que ellos esperan que seas algún día.  Pero si confías en Jesús, Él te ha dado un nuevo nombre que encaja con la persona que eres ahora: ¡un miembro de la familia de Dios!  El nombre “cristiano” significa que Jesús te ha salvado y te ha hecho una persona nueva.  Él está usando tu vida para mostrar a los demás quién es Él, ¡y así ellos también podrán tener un nuevo nombre!

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.