Problemas momentáneos

Las piernas de José empezaron a cansarse después de caminar por una hora.  El señor y la señora Vélez habían llevado a todos los niños de su clase de la escuela dominical a un parque nacional para caminar en la naturaleza por un sendero que llevaba a una cascada.

El señor Vélez le dijo al grupo que el paisaje al final del sendero hacía que valiera la pena el esfuerzo por llegar al lugar.  José no estaba tan seguro.  En un inicio, el sendero era plano y fácil para caminar, pero ahora estaban trepando por un camino empinado y rocoso.  Un par de niños se quejaron por el calor y la sed, así que se detuvieron a tomar un descanso.

José se dejó caer en un tronco caído y bebió por largo rato de su botella de agua.  “No sé si pueda seguir caminando”, afirmó.  “El camino es difícil y estoy cansado.  Creo que deberíamos regresar”.  Algunos de los otros niños estuvieron de acuerdo.

“Oh, ¡pero se están olvidando de la hermosa cascada que se encuentra al final de este sendero!”, comentó la señora Vélez.  “No creo que quieran darse por vencidos”.

El señor Vélez estuvo de acuerdo.  “Esta parte difícil del camino es solo un problema momentáneo.  Eso me recuerda de lo que hemos aprendido en nuestra clase sobre la vida cristiana.  No nos cuesta seguir a Jesús cuando todo fluye suavemente en la vida, pero nos vemos tentados a rendirnos cuando suceden cosas difíciles.  Sin embargo, lo difícil es solo temporal y no dura para siempre.  Jesús promete ayudarnos en medio de esas dificultades.  Él camina este sendero con nosotros”.

La señora Vélez animó a todos a volver a caminar.  “Si dejan de mirar el camino pedregoso y comienzan a ver más allá, podrán observar la cascada”. !

Uno por uno vio la cascada en la distancia.  “¡Guau!”, exclamó José.  “Es tan alta y hermosa.  ¡Vamos!  ¡Acerquémonos!”

Los niños hicieron carreras por el sendero hasta que estuvieron tan cerca de la cascada que podían sentir cómo el agua rociaba sus caras.  “¡Definitivamente valió la pena hacer la caminata!”

“Y seguir a Jesús también vale la pena, aun en los momentos difíciles”, indicó el señor Vélez.  “Cuando nos enfocamos en Su plan para nuestras vidas, es decir, la vida eterna con Él, recuerden que Él siempre está a nuestro lado.  Eso hace que los problemas momentáneos aquí en la tierra se vean menos amenazantes”.  —  KENDRA ANGLE

FIJA TU MIRADA EN JESÚS

VERSÍCULO CLAVE: HEBREOS 12:2 (NVI)

FIJEMOS LA MIRADA EN JESÚS, EL INICIADOR Y PERFECCIONADOR DE NUESTRA FE.

¿Estás afrontando un camino empinado y pedregoso en tu vida cristiana?  Los problemas momentáneos, como cuando nos acosa, cuando luchamos en las tareas o cuando no me eligen para entrar al equipo, pueden ser difíciles.  Cuando nos enfocamos en los problemas, podemos desanimarnos fácilmente.  Pero cuando nos enfocamos en el amor de Jesús por nosotros y Su promesa de tener vida eterna con Él, Él nos llena con esperanza para el futuro.  Confía en que Jesús camina contigo en medio de problemas momentáneos.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.