Presidiario

“Kevin quiere que vaya a trabajar en su casa para nuestro proyecto de construir un aerodeslizador, mamá”, comentó Telmo.  “Pero no quiero ir”.

La madre tomó su llavero.  “¿Por qué no?  ¿Se pelearon?”

“No.  Me enteré de que el papá de Kevin no vive con ellos.  Es porque está en la cárcel.  Ahora entiendes por qué no puedo ir allá, ¿verdad?”

Mamá negó con la cabeza.  “No, Telmo, no entiendo”.

“¡No puedo ser amigo de alguien que tiene a su papá en la cárcel!  Debe haber hecho algo muy malo para terminar allá”.

La madre colgó su cartera en el hombro.  “Si no vas a la casa de Kevin, entonces tendrás que venir a la tienda de ropa conmigo”.

Refunfuñando, Telmo siguió a su mamá afuera de la casa.  La señora cerró la puerta con llave y empezaron a caminar hacia el automóvil.

“¡Espera!  Dejé adentro el vestido que quiero cambiar.  ¿Puedes ir a traerlo por mí?”  Mamá le entregó el enorme llavero.

“¿Cuál es la llave?”

Su madre se encogió de hombros.  “Prueba con cualquiera.  Puede que la llave que funcione para ti no sea la misma que funcione para mí”.

“¿Qué?”, exclamó Telmo.  “Solo una llave abre la puerta de la casa, sin importar quién la use, mamá.  Tengo que utilizar la llave correcta o me quedaré afuera todo el día”.

“¡Exactamente!  Solo una llave abre la puerta para ti, para mí o para cualquier persona”.  La madre tomó nuevamente el llavero y apartó la llave correcta.  “Es como la puerta para ir al cielo.  Solo puede abrirse con una llave, con la gracia que viene a través de Jesús.  No se abrirá con una llave para ti y con otra llave para el papá de Kevin.  Todos necesitamos la misma gracia para abrir la puerta”.

“Entonces, ¿cualquiera que reciba la gracia de Dios puede entrar, aun si ha hecho algo tan malo como para ir a la cárcel?  No me parece justo”.

La gracia de Dios no es justa, Telmo.  Es mejor que eso.  Ninguno de nosotros merece tener vida eterna con Jesús, pero Él nos la ofrece de todas maneras.  Y si Él nos da de Su gracia, ¿no crees que nosotros también deberíamos dar gracia a las demás personas?”

“¿Trabajando en el aerodeslizador en vez de ir a comprar vestidos?”

Los ojos de mamá brillaron.  “¿Quieres que te vaya a dejar en la casa de Kevin?”

“Sí, por favor.  ¡Y asegúrate de darme la lleve correcta si llego a la casa antes que tú!”  –  HOLLAND WEBB

DIOS OFRECE GRACIA PARA TODOS

VERSÍCULO CLAVE: EFESIOS 2:8

PORQUE POR GRACIA USTEDES HAN SIDO SALVADOS POR MEDIO DE LA FE, Y ESTO NO PROCEDE DE USTEDES, SINO QUE ES DON DE DIOS.

¿Conoces a alguien que esté en la cárcel?  Cada uno de nosotros ha pecado en contra de Dios, y solo la gracia que viene a través de Jesús nos da la llave para entrar a la vida eterna con Él.  Ninguno de nosotros puede entrar por nuestra cuenta, pero debido a que Jesús tomó el castigo por nuestros pecados, nadie puede hacer algo tan malo como para que Dios no lo perdone.  Jesús nos ofrece gracia a todos nosotros, sin importar lo que hayamos hecho.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.