No te olvides

Darío se despidió cuando su amigo Claudio se bajó del automóvil y luego se pasó al asiento de adelante, junto a su madre.  “¡Me divertí mucho!”, le contó.  “Quisiera que tengamos un picnic con la clase de escuela dominical todos los sábados”.

Mamá sonrió con un gesto de cansancio.  “¡Yo no!  Después de todo el trabajo que demandó, me siento agotada”.

Cuando llegaron a casa, el padre abrió la puerta del automóvil.  “Déjame cargar la comida que sobró… si es que hubiera”, indicó.  “¿La pasaron bien?”

“Ellos, al parecer, sí”, opinó la madre mientras le entregaba a Darío el equipo de voleibol.  Luego frunció el ceño.  “Pero ninguno de los niños dio las gracias.  Les llevé comida, planifiqué los juegos y los llevé al parque y a sus casas.  ¡Ni una sola persona me dio las gracias!”

“Lo olvidaron, mamá”, aseguró Darío.  “Todos la pasaron tan bien que se olvidaron de agradecerte.  Todos creen que eres una maestra espectacular”.

“¿Dónde quieres que ponga esta hielera?”, preguntó papá.

“Ponla ahí en el mesón”, respondió la madre.  “Más tarde me encargo de ella”.  Sus cejas se arrugaron.  “Los niños de mi clase deben aprender mejores modales”.

Darío la miró y sonrió.  “¿No te estás olvidando de algo, mamá?”

La madre se veía confundida.  “Creo que no.  Tú trajiste los juegos y papá, la hielera y el resto de las cosas.  Eso es todo”.

“Lo sé”.  Darío no dejaba de sonreír.  “Y te olvidaste de darnos las gracias”.

Mamá se sorprendió y luego rio.  “¡Debería poner en práctica lo que predico!”

“Y todos deberíamos poner en práctica lo que predica el pastor Nelson”, aseguró su padre.  “¿Recuerdan que su sermón de la semana pasada fue sobre la gratitud?”

La madre asintió.  “Creo que todos nos olvidamos de dar las gracias de vez en cuando, ¿verdad?  Especialmente con Dios, por todo lo que ha hecho por nosotros.  Dios nos ha dado salvación y vida eterna a través de Jesús y sigue bendiciéndonos de diferentes maneras cada día.  Pero con frecuencia no valoramos esos regalos y no le damos gracias”.

En ese momento vibró el celular de mamá y ella lo tomó para leer el mensaje.  “Miren, ¿qué les parece?  Es un mensaje de Claudio para darme las gracias por el día increíble que tuvimos en el parque”.

Papá guiñó un ojo a Darío.  “¡Parece que alguien sí se acordó de dar las gracias!”  Padre e hijo intercambiaron sonrisas mientras el celular de la madre vibraba otra vez.  —  BARBARA J. WESTBERG

NO TE OLVIDES DE DAR LAS GRACIAS

VERSÍCULO CLAVE: EFESIOS 5:20 (NTV)

DEN SIEMPRE GRACIAS POR TODO, EN EL NOMBRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, A DIOS, EL PADRE.

¿Te acuerdas de dar las gracias?  Es importante que agradezcas a las personas cuando hacen algo por ti.  ¿También te acuerdas de dar gracias a Jesús?  ¡Él murió en la cruz por tus pecados, para que puedas tener vida eterna!  ¿Por qué no haces una pausa en este momento para darle las gracias por todo lo que ha hecho por ti?

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.