Lo que es verdadero

“¿Viste eso, mamá?”  Jeremías apuntó al frente.  “Parece que hay agua en la carretera, allá, lejos.  ¿Lo ves?”  Él y su madre conducían en la carretera y era un día muy caliente.

Mamá asintió.  “Se ve como agua, pero ¿viste cómo desaparece cuando nos acercamos?  Eso se conoce como espejismo.  Los que viajan por el desierto también los ven”.

“Aprendimos de eso en la escuela”, comentó Jeremías.  “Hace años, la gente solía perderse en el desierto y les daba mucha sed cuando se terminaba su provisión de agua.  Entonces veían a veces lo que parecía ser un lago a la distancia e iban corriendo hacia él.  Cuando se acercaban, este desaparecía.  Luego veían otro y otro.  Pero lo que creían que era un lago siempre desaparecía antes que pudieran alcanzarlo”.

“Qué triste”, contestó mamá.

Jeremías asintió.  “Mi maestra dijo que, después que la gente iba corriendo a esos lugares que creían que eran lagos, a veces iban para otro lado cuando veían un lago verdadero.  Muchas veces murieron de sed porque creyeron que ese lago era otro espejismo.  Eso es realmente triste”.

“Entonces, cuando el agua que satisfaría su sed estaba frente a ellos, no lo creyeron”, afirmó mamá.  “Supongo que, después de haberse equivocado tantas veces, la gente no suele reconocer lo que es verdadero cuando lo ven”.

“Eso ya no sucede en nuestro tiempo, ¿verdad?  Ahora hay nuevos medios de transporte y mejores fuentes de agua, ¿no?”

“De hecho, estaba pensando en las personas que tienen sed por sentirse satisfechos en la vida.  Tratan de encontrar su realización personal de tantas maneras diferentes, pero en cosas que no satisfacen.  Necesitan a Jesús.  Él está disponible para todos, pero cuando han sido decepcionados tantas veces por otras cosas, muchos no reconocen al Señor como el único que puede en verdad satisfacer la sed de sus almas”.

Jeremías asintió, pensativo.  “En la iglesia leímos una historia de la Biblia donde Jesús se presentó a Sí mismo como el agua viva.  No entendía lo que significaba, pero creo que ya lo comprendo mejor.  Solo Él puede satisfacer nuestra sed y darnos la verdadera vida”.  —  BEVERLY MCCLAIN

SOLO JESÚS TE DA UNA SATISFACCIÓN QUE PERDURA

VERSÍCULO CLAVE: JUAN 4:14

PERO EL QUE BEBA DEL AGUA QUE YO LE DARÉ, NO TENDRÁ SED JAMÁS.

¿Tienes sed de felicidad y satisfacción?  ¿Has tratado de encontrar esa realización pasando tiempo con amigos, divirtiéndote o haciendo otras cosas que te hagan sentir importante?  Estas cosas son como un espejismo, parecería que prometen satisfacción y puede que te hagan sentir bien por un momento, pero no pueden proveer una satisfacción que perdura.  Acude a Jesús.  Él es el único que puede darte gozo y vida eterna.  (Haz clic aquí para que conozcas las Buenas Nuevas que Dios tiene para ti).

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.