La línea de flotación

Fabio observó el papel de regalo arrugado y la montaña de regalos de cumpleaños que recibió de todos los miembros de su familia.  Le gustaron todos sus regalos, pero no pudo evitar sentir una emoción especial cuando le trajeron el último presente y lo pusieron frente a él.  Este provenía el abuelo Bonilla, y todos sabían que sería el momento culminante de la celebración.  El pasatiempo del abuelo era hacer modelos de barcos a escala con madera de pino y balsa.  Las miniaturas terminadas eran obras de arte y el abuelo hacía un barco especial para el duodécimo cumpleaños de cada uno de sus nietos.

Fabio quitó cuidadosamente el papel de regalo de la caja y sacó el barco.  “¡Guau!  ¡Es increíble, abuelo!”  El niño le dio un abrazo al anciano y luego se volteó ara estudiar y admirar nuevamente el barco.  Él señaló una marca que había en un costado.  “Abuelo, ¿para qué es esta línea?”  Él sabía que había una razón para cada uno de los detalles que el anciano incluía en sus modelos.

“Eso se llama línea de flotación”, contestó su abuelo.  “Cuando los barcos estaban sobrecargados, a veces se hundían y se perdían vidas.  En los años 1800, un hombre llamado Samuel Plimsoll trabajó para reformar las leyes de navegación e hizo que se aprobara una nueva ley que requería que se pusiera una marca en cada barco.  Si el nivel del agua estaba por encima de la línea, significaba que la embarcación estaba sobrecargada y que una parte de su cargamento tendría que ser removida”. 

“Qué interesante”, comentó Fabio.

“Así es”, afirmó su abuelo.  “Me gusta pensar que los cristianos tienen también una marca especial”.

“¿De verdad?”  Fabio sonrió y estiró los brazos.  “No veo ninguna línea en mí ni tampoco en ti”, bromeó.  Sabía que su abuelo tendría una explicación.

El anciano sonrió.  “Bueno, Dios sabe dónde está la marca”, señaló, “y Él promete que no estaremos sobrecargados con alguna tentación que sea más fuerte de lo que podamos resistir con Su ayuda”.  El abuelo abrazó a su nieto.  “Cada vez que veas tu barco miniatura, espero que te recuerde que te amo y que Jesús te ama aún más.  Él te entiende perfectamente y sabe dónde está tu línea de flotación personal.  Dios sabe exactamente qué cosas puedes manejar.  Cuando estés en tentación, confía en que Él te ayudará a encontrar la salida que Él provee para escapar”.  —  LINDA M. WEDDLE

TÚ PUEDES VENCER LA TENTACIÓN

VERSÍCULO CLAVE: 1 CORINTIOS 10:13

FIEL ES DIOS, QUE NO PERMITIRÁ QUE USTEDES SEAN TENTADOS MÁS ALLÁ DE LO QUE PUEDEN SOPORTAR.

¿Buscas a Dios para pedirle ayuda cuando sientes la tentación de hacer cosas malas?  A veces tienes tantas ganas de hacer algo malo que simplemente no sabes cómo evitarlo.  Si conoces a Jesús, recuerda que Él vive en ti y te da el poder para resistir el pecado.  Depende de Dios para pedirle ayuda, sabiendo que Él nunca dejará que seas llevado más allá de tu capacidad de decir no.  Confía en que Jesús te mostrará la salida para que no cedas a la tentación.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.