Fe como un rociador

“¡Estoy preocupado de no pasar mi examen de matemáticas!”, le dijo Kelly a su papá mientras caminaba descalza en el pasto de su patio, después de la cena.

“Has estudiado y practicado problemas matemáticos por semanas, Kelly”, señaló su papá.  “Estoy seguro de que vas a aprobar”.

“Pero no soy lo suficientemente buena.  ¡Lo sé!”  Kelly miró hacia arriba y deseó ser uno de los pájaros que se remontaban por encima de su cabeza.  Ellos no se veían preocupados en absoluto.

“Mmm”, expresó el padre.  Él abrió de par en par la puerta de su cobertizo, la cual soltó un chirrido metálico, y metió su cabeza por la entrada.  “Puede que tenga algo…”  Su voz se fue apagando mientras se adentraba en el cobertizo, pero su papá apareció unos segundos después, sosteniendo un rociador oxidado.

Kelly cruzó los brazos.  “¿Es una broma?”

“No”, dijo el padre.  “Es una prueba.  ¿Contiene agua este rociador?”

Kelly hizo un gesto negativo.  “¡Ni siquiera está conectado a la manguera!”

“¡Aprobaste la primera pregunta!”, exclamó su papá, sonriendo.  “¿Está vacío este rociador?”

“Sí”, contestó Kelly, sin entender cómo esto supuestamente sería de ayuda.

“Supongo que tendremos que botarlo a la basura, entonces.  Ya no sirve”.

“Papá, ¡es un rociador!  ¡Se supone que debe estar vacío hasta que abramos la llave del agua!”

“Exactamente”, explicó el padre, recostándose en el pasto decolorado por el sol y le entregó el rociador a Kelly.  “Nosotros nos parecemos a los rociadores.  Un rociador no se preocupa de no ser lo suficientemente bueno como para hacer su tarea.  No tiene miedo de estar vacío.  Cuando está conectado a la manguera, el poder del agua fluye a través de él.  Lo mismo pasa con nosotros.  Debido a que tenemos fe en Jesús, siempre estamos conectados con Él y Su poder fluye a través de nosotros.  Él nos dará la fuerza que necesitamos para hacer lo que Él quiere que hagamos”.

“Entonces, ¿él me ayudará a aprobar mi examen de matemáticas?”, preguntó Kelly.

“Bueno, eso no te puedo prometer, pero no tienes que preocuparte por eso.  Jesús desea que ores por tu examen de matemáticas y luego des tu mayor esfuerzo.  Confía en Él para los resultados, sin importar cuáles sean”.

“No sabía que a Jesús le preocupaban esas cosas”, indicó Kelly.

“¡Claro que sí!  ¡A Él le importan!  Incluso se preocupa por los pájaros”.  El padre señaló las aves que volaban sobre ellos.  “Pero tú eres mucho más importante para Él”.

Kelly meditó en esas palabras.  “Papá, ¿podemos orar?”PEARL ALLARD

ORA EN VEZ DE PREOCUPARTE

VERSÍCULO CLAVE: FILIPENSES 4:6 (NTV)

NO SE PREOCUPEN POR NADA; EN CAMBIO, OREN POR TODO.

¿Te preocupa alguna cosa ahora mismo?  A lo mejor tienes un examen en la escuela o estás tratando de entrar a algún equipo deportivo.  Sea lo que sea, ¿has orado?  Jesús te ama y le importan los detalles de tu vida.  En vez de preocuparte, Él desea que ores por lo que te inquieta.  Luego confía en Él para que te dé la fuerza que necesitas para hacer Su voluntad.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.