Etiquetas falsas

La clase de escuela dominical de Josefa disfrutaba de una pijamada en la cabaña de su maestra.  “Duerman bien”, se despidió la señora Ledesma cuando las niñas finalmente empezaron a arreglarse para dormir.

A la mañana siguiente, unas muchachitas somnolientas se reunieron alrededor de la mesa de la cocina.  “Es desayuno está casi listo”, comentó la señora Ledesma, “así que primero tendremos un pequeño devocional y después vamos a comer.  Tenemos huevos con tocino, cereal, pan dulce… una buena variedad de alimentos”.  La maestra señaló algunas de las cosas que ya estaban en la mesa.  “¡Y les recomiendo que prueben un poco de mi deliciosa mermelada de fresa hecha en casa!”, agregó mientras sostenía en alto un frasco grande de vidrio.

“¿Mermelada?”, exclamó Josefa.  “¡Ese es un frasco de pepinillos!”

“¿Pepinillos?”  La señora Ledesma se veía sorprendida e ignoró los encurtidos que había dentro del frasco, antes de apuntar la etiqueta.  “Aquí dice que es mermelada de fresa”.

“Eso dice la etiqueta”, alegó Isabel, “pero adentro del frasco hay pepinillos, ¡no mermelada!”

La señora Ledesma sonrió.  “Tienen razón, por supuesto”.  La maestra miró a las niñas que estaban sentadas alrededor de la mesa.  “Espero que ninguna de ustedes sea como este frasco”.

Las niñas se quedaron confundidas.  “¿Cómo podríamos ser como un frasco de pepinillos?”, preguntó Isabel.

“Como este frasco, podría ser que usen una etiqueta falsa”, explicó la señora Ledesma.  “La mayoría de ustedes usa la etiqueta ‘cristiana’.  Sé que de muchas maneras caminan y hablan como cristianas, y eso es bueno.  Sin embargo, así como el frasco de mermelada de fresas debe contener mermelada en su interior, ¿qué debe tener un cristiano?”

“¡Un cristiano debe tener a Jesucristo!”, exclamó Josefa.  “Es como el versículo bíblico que memorizamos la semana pasada.  Dice que si tenemos al Hijo de Dios, es decir, a Jesús, tenemos vida”.

“¡Muy bien!”  La señora Ledesma asintió.  “No podemos ver adentro de nadie para ver si tienen a Jesús en su corazón y en su vida, pero Dios sí puede.  Él conoce a cada uno de Sus hijos, aquellos que han puesto su fe en Jesús.  ¿Eres una de Sus hijas?”  La maestra hizo una pausa.  “Regresaremos a casa después del desayuno, pero si alguna de ustedes está usando una etiqueta falsa, por favor, converse conmigo antes de irnos.  Me gustaría asegurarme de que el interior sea igual a la etiqueta.  Ahora oremos y después, ¡a comer!”

En silencio, las niñas inclinaron sus cabezas.  —  HAZEL W. MARETT

LOS CRISTIANOS DEBEN TENER A CRISTO

VERSÍCULO CLAVE: 1 JUAN 5:12

EL QUE TIENE AL HIJO TIENE LA VIDA, Y EL QUE NO TIENE AL HIJO DE DIOS, NO TIENE LA VIDA.

¿Te llamas a ti mismo cristiano o cristiana?  El hecho que digas que eres cristiano no te convierte en uno.  Para ser cristiano, debes confiar en Jesucristo, el Hijo de Dios; creer que Él murió por ti, que resucitó y que perdonará tus pecados si pones tu confianza en Él.  Cuando admites tu pecado y confías en Jesús, Él te dará vida eterna.  (Haz clic aquí para que conozcas las Buenas Nuevas que Jesús tiene para ti).

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.