El valor de una alondra

Alondra se limpió las lágrimas que amenazaban con bajar por sus mejillas.  No les daría la satisfacción de que los vieran llorar.  El gobierno estaba observando; sus ojos parecían estar en todos lados.  Alondra respiró profundamente y se enfocó en el versículo que había memorizado. «En todo lugar están los ojos del Señor,

Observando a los malos y a los buenos.  Proverbios 15:3».  El gobierno tenía mucho poder, pero Alondra sabía que Dios era más grande.

Tres días… su padre había estado en custodia por tres días.  El papá de Alondra era el pastor de una iglesia clandestina.  Por muchos años se habían reunido en secreto para leer la Palabra de Dios, orar y adorar juntos.  Vivieron momentos muy dulces y muchos llegaron a conocer a Jesús como su Salvador y amigo.

Cuando el gobierno se enteró de la iglesia, su padre fue arrestado.  Alondra supo de su madre que otros miembros de la iglesia estaban siendo investigados y cuestionados.  Sabía que Dios estaba con ellos, pero a veces no entendía los caminos del Señor.

—Dios, ¿por qué permitiste que mi papá fuera arrestado? —susurró Alondra—.  Él te ama y ha contado a tantas personas de Tu amor y de cómo pueden tener vida eterna a través de Tu Hijo, Jesús.  Sé que tienes un plan para todo, pero esto es tan difícil.  Por favor, trae pronto a mi padre de regreso y protege a los demás miembros de nuestra iglesia.

Alondra se sentó en una banca para descansar y sonrió cuando un pequeño gorrión empezó a dar brincos a sus pies, esperando que le cayera alguna migaja.  La niña pulverizó una de las galletas y esparció las migajas para que el parajito comiera.  Mientras lo observaba comer, le vino a la mente un pasaje de la Biblia.  Alondra escuchó en silencio mientras la voz de Dios le hablaba a su corazón: «Hija preciosa, No temas a los que matan el cuerpo. Piensa en los pajarillos, no valen mucho, pero Yo sé dónde está cada uno y sé cuándo uno de ellos cae.  Tú vales mucho más que muchos pajarillos.  Confía en mí».

SAVANNAH COLEMAN

CONFÍA EN DIOS EN LOS TIEMPOS DIFÍCILES

VERSÍCULO CLAVE: MATEO 10:29, 31

NI UNO DE ELLOS [LOS PAJARILLOS] CAERÁ A TIERRA SIN PERMITIRLO EL PADRE… ASÍ QUE NO TEMAN; USTEDES VALEN MÁS QUE MUCHOS PAJARILLOS.

¿Sabías que hay muchos países donde los cristianos son perseguidos?  La capacidad de adorar libremente a Dios es un privilegio.  Ora por la gente y las iglesias que están en lugares donde los cristianos son monitoreados, encarcelados, heridos y algunas veces incluso pierden la vida por su fe en Jesús.  No siempre sabemos por qué Dios permite el mal en el mundo, pero sí sabemos que Él nunca dejará a Sus hijos.  Nada podrá separarnos de Jesús y de Su amor.  Cuando atraviesas momentos difíciles, confía en que Él estará contigo y cuidará de ti.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.