El desfile completo

 

“¿Por qué, Dios?”, murmuró Joaquina mientras abrazaba a su hermanito bebé.  Hace poco les habían dado la noticia de que Mario era sordo.

“Oh, Joaquina”, dijo su mamá delicadamente, después de que se enteraron, “los caminos de Dios no son como los nuestros.  Él es bueno, así que debemos confiar en Él, incluso cuando no podemos entender”.

Pero Joaquina quería entender.  “¿No se supone que Dios debe cuidar de los cristianos?”, pensó.  “¿Cómo pueden estar tan tranquilos mamá y papá?”

La madre interrumpió los pensamientos de Joaquina.  “¿Estás lista para ir al desfile, Joaquina?  Si no nos apuramos, nos vamos a perder la primera parte”.  Mamá estiró sus brazos para cargar al bebé: “Ven con mami, Marito”.

“No sé para qué le hablas, mamá”, exclamó Joaquina.  “¡Tú sabes que no puede oírte!”

Mamá suspiró.  “Ya te lo he dicho, Joaquina.  Es importante que él vea cómo se mueven nuestros labios y que sienta la vibración de nuestras palabras.  Bueno, vamos ya.  Creo que tanto a ti como a Mario les gustará el desfile”.

En el desfile, había tres columnas de gente delante de la familia de Joaquina.  Ella se paró de puntillas para tratar de ver por encima de los que estaban adelante.  “Sería mucho mejor si pudiera ver más que un pedazo del desfile”, exclamó.

Su papá puso el bebé en los brazos de mamá y de un tirón sentó a Joaquina en sus hombros.  “¡Gracias, papá!  Ahora puedo ver todo el desfile”.

Cuando terminó el evento, la familia regresó a la casa.  “La vida se parece mucho al desfile”, señaló el papá.  “Somos como los niños en medio de la multitud, y solo podemos ver un momento a la vez.  Pero Dios está por encima de la multitud.  Él ve la vida entera de cada persona, su pasado, su presente y su futuro.  No sabemos por qué Mario es sordo, pero es porque solo podemos ver el presente.  Dios sabe por qué debido a que Él ve el cuadro completo”.

La mamá asintió.  “Esa es la razón por la que Jesús quiere que confiemos en Él cuando afrontamos situaciones difíciles que no entendemos.  Debemos recordar que Él está haciendo que todo coopere para bien y nos ha prometido estar con nosotros en cada paso de esta travesía”.

Joaquina tomó la mano de su hermanito, que estaba dormido.  Ella sabía que había llegado el momento de llevar su dolor y sus preguntas a Jesús. BARBARA  J. WESTBERG

CONFÍALE TU VIDA A JESÚS

VERSÍCULO CLAVE: PROVERBIOS 3:5

CONFÍA EN EL SEÑOR CON TODO TU CORAZÓN, Y NO TE APOYES EN TU PROPIO ENTENDIMIENTO.  

¿Estás cuestionando a Dios por algo que ocurrió?  Lleva tu dolor y tus preguntas a Jesús.  Puedes confiar en Él, incluso cuando no entiendas.  Nosotros solo vemos una pequeña parte de la vida, pero Dios ve todo, desde el principio hasta el final.  Confía en que Jesús hará lo mejor porque Él murió para salvarte y promete hacer que todo coopere para bien.  Cuando afrontes dificultades, corre hacia Jesús.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.