Dios quiere animarnos

Amanda salió corriendo por las puertas de la escuela y entró de un salto en el automóvil de su padre.  “Bueno, creo que todo saldrá bien”.

Papá la miró.  “¿Qué saldrá bien?”

“No me fue tan bien en mi examen de matemáticas”.  La niña fijó la vista en la ventana.  “Pero después de la clase, mi maestra me explicó otra vez el material y podré volver a tomar el examen.  Ella me animó mucho, pero todavía me siento mensa”.

“¿Porque fallaste una vez?”  El padre hizo un gesto negativo con la cabeza.  “Eso no te hace mensa, hija.  Me parece que necesitas que te animemos más”.

Amanda suspiró.  “Dime el nombre de una sola persona que halla fallado tan miserablemente”.

“Tomás Edison”, contestó papá. 

“¿El inventor?”

“Sí.  Él vivió hace más de 300 años e inventó muchas cosas, incluyendo la bombilla de luz.  Fue uno de los mejores inventores de todos los tiempos, pero ni siquiera él consiguió las cosas en el primer intento.  De hecho, finalmente inventó la bombilla eléctrica después de mil intentos fallidos”.

“Una persona brillante que falló…”, reflexionó Amanda.  “Eso en verdad me anima”.

Su padre asintió.  “Si crees que mis palabras de ánimo son buenas, Dios lo hace mejor”.

“¿Cómo?”, preguntó la niña.

“Bueno, Él es Dios”, aseguró papá, “así que, sin importar qué hora sea, si es de día o es de noche, siempre nos escucha”.

Amanda sonrió.  “Saber que Él me escucha sí me anima”.

“Claro.  Él nos anima de muchas maneras.  ¿De qué otra manera Dios nos alienta?”

La niña lo pensó por un momento.  “Nos anima cuando leemos Su Palabra… y cuando oramos”.

“Sin duda”, afirmó el padre.  “Dios nos recuerda que Él siempre nos ama, incluso cuando fallamos, y Él usa nuestros fracasos para ayudarnos a crecer.  ¿Puedes mencionar una manera más en que Dios nos alienta?”

“¿Usa Dios a otras personas para animarnos?”, preguntó Amanda.

“¡Sí!  Él utilizó a tu maestra para alentarte”, notó papá.

Amanda miró a su padre.  “Sí, es verdad.  Y Dios también te está usando a ti”.

“Cuando le contamos a Dios nuestros problemas, Él nos da el aliento que necesitamos”, explicó papá.  “Jesús nos ama y siempre está aquí para animarnos, sin importar cuántas veces fallemos”.

Amanda sonrió.  “¡Solo espero no tener que volver a tomar este examen mil veces!”  —  MATT SHOEMAKER

CUÉNTALE TUS PROBLEMAS A DIOS, ÉL ESCUCHA

VERSÍCULO CLAVE: 1 PEDRO 5:7

 ECHANDO TODA SU ANSIEDAD SOBRE ÉL, PORQUE ÉL TIENE CUIDADO DE USTEDES.

¿Necesitas ánimo en este momento?  Dios nos alienta como nadie más podría hacerlo.  Su aliento viene con la paz de saber que Él tiene el control y te ayudará con tus problemas.  Dios te recordará que Su amor por ti no depende de si tienes éxito o fracasas.  Cuéntale tu problema; Él te escuchará y te animará.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.