Cómo sobrevivir a las tormentas de la vida (Parte 2)

—La tormenta definitivamente está arreciando —comentó el padre mientras terminaba de cargar su celular.

—¡Papá! —Roberto gritó para que su voz se oyera a pesar del ruido del fuerte viento que soplaba por fuera—. ¿Estás seguro de que la casa no va a salir volando?

El padre acercó a su hijo.

—La casa está haciendo ruidos, pero fue construida para resistir los huracanes, y con las ventanas cubiertas estaremos a salvo.

El aullido del viento golpeaba contra las paredes de la casa. Roberto se lanzó al piso y se apoyó en el sillón.

—En este momento me gustaría estar pegado a una enorme roca.

—Espiritualmente sí lo estás —papá se sentó en el piso, junto a él—. ¿Recuerdas la historia que Jesús contó sobre las dos casas, la una construida sobre la roca y la otra sobre la arena? Todos los que conocen a Jesús como su Salvador es como una persona que construye su casa sobre la roca. Él nos da fuerzas para sobrellevar las tormentas de la vida.

—¿Las tormentas de la vida? —preguntó Roberto.

Papá asintió.

—Problemas. Tentaciones. Cualquier cosa que amenace con alejarnos de confiar y obedecer a Jesús. Cuando las tormentas de la vida se cruzan en nuestro camino, debemos recordar Sus promesas.

—¿Cómo hacemos eso? —cuestionó el niño.

—Bueno, una manera en que podemos prepararnos para las tormentas es leyendo la Biblia y orando. Cuando hablamos con Jesús y escuchamos la verdad de Su Palabra, eso nos ayuda a recordar que Él es nuestra Roca. Pase lo que pase, el Señor estará con nosotros porque nos salvó y nos dio vida eterna.

La casa hacía ruidos por el viento. Roberto se abrazó con más fuerza al sillón.

—¿Es este el peor huracán que has visto?

—No —contestó papá—. El huracán Katrina golpeó nuestra zona mucho antes que nacieras. Nunca lo olvidaré. Los vientos llegaron a los 280 kilómetros por hora, y fue el tercer mayor huracán registrado en la historia de los Estados Unidos.

El viento sopló con mucha más fuerza.

—Papá, todavía tengo miedo… ¿Podemos orar?

Su padre asintió y ambos inclinaron sus cabezas. El momento que terminaron de orar, Roberto tuvo una sensación de paz, por saber que Jesús estaría con ellos sin importar lo que pasara.

—Felicidades —expresó papá—. Oraste, y eso es exactamente lo que la Biblia nos manda a hacer cuando tenemos miedo. Hemos hecho todo lo que podíamos; ahora todo está en las manos de Dios.

Roberto sostuvo su maleta de emergencia.

—Estamos preparados. Vayamos a reunirnos con mamá y Catalina en el refugio para tormentas.

MATT SHOEMAKER

ORA DURANTE LAS TORMENTAS DE LA VIDA

VERSÍCULO CLAVE: HEBREOS 4:16 (NVI)

ACERQUÉMONOS CONFIADAMENTE AL TRONO DE LA GRACIA PARA RECIBIR MISERICORDIA Y HALLAR LA GRACIA QUE NOS AYUDE EN EL MOMENTO QUE MÁS LA NECESITEMOS.

¿Estás preparado para las tormentas en tu vida? Tal vez estés pasando por una en este momento. Jesús promete que estará contigo en las tormentas de la vida. Ora por tus problemas y confía en que el Señor te ayudará a superarlos. Cuando converses con Jesús y escuches lo que tiene que decirte en la Biblia, Él te ayudará a recordar la verdad de Sus promesas, para que puedas permanecer firme cuando vengan las tormentas.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.