Cómo hacer amigos

Jenny se agachó para atarse los cordones del zapato mientras los demás en su clase corrían una vuelta en la clase de educación física.  Cuando se puso de rodillas, una de sus compañeras giró bruscamente y pisó su mano.

“¡Ay!  ¡Oye!  ¡Me pisaste la mano!”, gritó Jenny a la otra niña que se alejaba.  Susana siempre se tropezaba con Jenny o le pisaba los pies, y estaba comenzando a enojarle.  Una maestra confrontó a Susana después de que Jenny se quejara y le aseguró que la escuela tenía una política muy estricta en contra del acoso.  Si volvía a ocurrir, le indicó la maestra, tendría que llamar a los padres de Susana.  Jenny creyó que Susana quizá estaría enojada porque la delató, pero simplemente se veía triste.  Jenny no quería que se sintiera mal, solo quería que Susana dejara de fastidiarla.

Esa noche, en la cena, Jenny les contó a sus padres lo que Susana estaba haciendo.  Su mamá la miró y comentó: “¿Te acuerdas cuando eras pequeña y trajimos a Kitty a la casa?  Tú le halabas la cola y la derribabas, pero al principio ella ronroneaba cada vez que tratabas de jugar con ella.  Después comenzó a esconderse de ti”.

Jenny asintió.  “No quería hacerle daño.  Solo quería jugar con ella”.

“Correcto, pero no sabías cómo hacerlo.  ¿Recuerdas por qué dejó de esconderse debajo de la silla cuando entrabas a una habitación?”

“Porque empecé a acariciarla con más delicadeza, como me enseñaste”.

La madre sonrió.  “A lo mejor ese sea el problema de Susana… nadie le ha enseñado cómo hacer amigas.  Tú has sido bendecida con personas en tu vida que te han mostrado cómo ser una buena amiga, y también conoces al mejor amigo que existe: Jesús.  Ahora puedes ser como Jesús al acercarte a otros, incluso cuando te tratan mal.  Quizá mañana puedas portarte amigable con Susana y demostrarle cómo se forman las amistades”.

Al día siguiente, en el patio, Jenny vio que Susana se acercaba y se acercó.  Susana dio un paso hacia atrás y su labio empezó a temblar.  “No quise hacerte daño, lo siento”, expresó.

Jenny sonrió y puso su brazo alrededor de los hombros de Susana.  “Vamos”, señaló.  “¡Vamos a ganarles a esos niños en el fútbol!” – GAINES IRVING ARNOLD

SÉ UN BUEN AMIGO

VERSÍCULO CLAVE: PROVERBIOS 17:17

EN TODO TIEMPO AMA EL AMIGO.

¿Te parece fácil hacer amigos?  Quizá tengas muchos amigos, pero conoces a personas que se sientan solas en el recreo o juegan solas en el patio.  ¿Cómo puedes ser su amigo?  Jesús mostró compasión a todos los que conocía, sin importar lo que hayan hecho o qué pensaran los demás.  Sigue el ejemplo de Jesús y acércate a alguien que necesite un amigo.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.