Caracolas rotas

Nolan y su hermana, Dalila, estaban pasando unas vacaciones maravillosas en la costa.  Pasaron horas en la playa, nadando, construyendo castillos de arena, buscando conchas y haciendo nuevos amigos.  “¿Quieres venir a buscar conchas conmigo y con Fabián?”, le preguntó un día Nolan a su hermana.  “Él sabe dónde encontrar las caracolas grandes”.

“¡Fabián!”, exclamó Dalila.  “No vas a jugar con él, ¿o sí?  Ese niño habla raro, ¡y tampoco puede caminar!”

“¿Y qué?  Eso no significa que no podamos jugar con él”, opinó Nolan.  “Es muy buena gente… me cae bien”.

“Bueno, si no tienes cuidado, nadie más va a querer jugar contigo”, replicó Dalila.  “Yo buscaré mis propias conchas, gracias”.

Cuando Dalila se reunió después con Nolan, vio que él había conseguido caracolas muy lindas.  “¡Vaya, Nolan!  ¡Qué grandes!  Yo solo encontré conchitas pequeñas”.  La niña suspiró.  “Ojalá hubiera ido contigo”.

“¿A pesar de que Fabián estaba conmigo?”, preguntó Nolan.  Dalila se ruborizó y miró a su mamá.

“Es una pregunta válida”, afirmó su madre.  “Escuché tu opinión acerca de Fabián”.  Mamá tomó una de las caracolas de Nolan y la sostuvo.  “Mírala de cerca”.

Dalila agarró la concha y la examinó.  “¡Tiene un borde roto!”, dijo, sorprendida.  Luego tomó otra.  “Y esta tiene una pequeña grieta.  Pensé que tenían que ser perfectas para que fueran suficientemente lindas para guardarlas, pero estas son mucho mejores que las mías”.

“Me parece que tratas a las personas del mismo modo de lo que has tratado a las conchas”, explicó su madre.  “Fabián no tiene una apariencia perfecta para ti, así que lo descartaste… te rehusaste a jugar con él.  Me alegra que Jesús no nos trata de la misma manera, ¿no te alegra también?”

Dalila miró al suelo y asintió.

“Ninguno de nosotros es perfecto, pero Jesús nos ama de todas maneras”, declaró la mamá.  “Puede que no tengamos los problemas que tiene Fabián, pero todos tenemos un problema con el pecado.  Sin embargo, en vez de descartarnos, Jesús murió para salvarnos.  ¡Tanto nos ama, a todos!  Puede que no entendamos por qué Dios permitió que Fabián tuviera esas dificultades, pero sí sabemos que Él le ama y tiene un propósito para su vida”.

Dalila se volteó para mirar a su hermano.  “¿Crees que Fabián nos ayude a encontrar más caracolas mañana?”, preguntó.

Nolan sonrió.  “¡Estoy seguro que sí!”ROBERTA ROSSI

TODA PERSONA ES AMADA POR DIOS

VERSÍCULO CLAVE: ÉXODO 4:11

¿QUIÉN HA HECHO LA BOCA DEL HOMBRE? ¿O QUIÉN HACE AL HOMBRE MUDO O SORDO, CON VISTA O CIEGO? ¿NO SOY YO, EL SEÑOR?

¿Conoces a alguien que tenga alguna incapacidad física o necesidades especiales?  ¿Le tratas con bondad y le incluyes en tus actividades?  ¿O te alejas de esa persona?  Nadie es perfecto, todos somos pecadores.  Pero Jesús no permaneció lejos de nosotros.  Él vino a la tierra y murió porque nos ama a cada uno de nosotros.  Trata a todos con el mismo amor que Jesús te ha mostrado.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.