Capullos marchitos

“¡Toda mi vida está arruinada!”, se quejó América mientras su padre regaba las plantas en el patio de la casa.  “Todo me sale mal.  Nos cambiaron a nuevos horarios para el recreo esta semana y ninguna de mis amigas tiene su almuerzo a la misma hora que yo.  Y reprobé el examen de inglés para el que estudié tanto”.  La niña frunció el ceño.  “¿Por qué Dios permite que pasen estas cosas?  ¿Acaso no me quiere?”

“Hija, tú sabes que Él te ama mucho”, aseveró papá antes de empezar a regar una planta grande.

“¿Por qué riegas esa?”, preguntó América.  “Morirá pronto, ¿no?  Mira sus capullos… están todos marchitos”.

“Esta es una amarilis.  Los capullos no se ven bien por ahora, pero las flores serán bellísimas”, le aseguró su padre.  “Ya lo verás”.

“¿Me estás diciendo que esos capullos marchitos se convertirán en bellas flores?”, preguntó América.

“Sí”, contestó papá, “¿y sabes qué?  Del mismo modo que estos capullos te parecen feos por ahora, quizá creas que todo en tu vida está saliendo mal.  Pero Jesús te ama, hija.  Él entregó Su vida para salvarte y sabe que a veces tienes que pasar por tiempos difíciles para que crezcas y llegues a ser más como Él.  Dios tiene buenos planes para ti.  Confía en Él”.

“Espero que tengas razón”, expresó América.

Un día, cuando la niña regresó a su casa, después de la escuela, traía noticias emocionantes.  Encontró a su padre nuevamente en el patio.  “Oh, ¡mira las flores!”, exclamó.  Ella observó el milagro: cuatro flores rosadas habían salido de un pequeño capullo.  “¡Guau!  ¡Son bellísimas!”, opinó América, completamente asombrada.

“Sí, ya salieron y están en plena floración”, explicó papá.  “Los caminos de Dios siempre son los mejores.  ¿No te has dado cuenta de que eso también es verdad en tu vida?”

“Sí”, respondió América.  “Hoy en el recreo me senté junto a una niña nueva.  Ella se mudó desde Inglaterra y es muy buena gente.  ¡Me dijo que me ayudaría a estudiar para mi próximo examen de inglés, y yo la ayudaré con su español!”

“¡Qué excelente!”, señaló papá.  “Tal parece que Dios utilizó una situación difícil para traer una nueva amiga a tu vida”.  Entonces sacó su celular del bolsillo.  “Di güisqui”, indicó mientras tomaba una fotografía de su hija, junto a las hermosas flores.  —  RACHEL REIMER

LOS CAMINOS DE DIOS SON MEJORES

VERSÍCULO CLAVE: JOEL 2:21

REGOCÍJATE Y ALÉGRATE, PORQUE EL SEÑOR HA HECHO GRANDES COSAS.

¿Sientes que todo te sale mal?  ¿Has sentido que no le importas a Dios?  A Dios sí le importas.  Jesús te ama tanto que murió por tus pecados y tiene grandes planes para ti.  Pero Dios sabe que hay veces en las que es bueno para ti que atravieses por dificultades y pruebas, para que te conviertas en la persona que Él quiere que seas.  Cuando vengan los problemas, confía en que el Señor usará esos momentos difíciles para hacerte más como Él.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.