Buenos regalos

Viviana avanzó con su bicicleta frente a su casa y saludó a su papá con la mano.

—¡Me encanta mi bici nueva! —exclamó cuando se detuvo—. ¡Nunca creí que recibiría este regalo tan increíble por mi cumpleaños! —ella abrazó a su padre—. ¡Eres el mejor, papá! Sabías exactamente lo que quería. ¡Hasta es del color perfecto!

Su padre rio.

—Sé cómo entender indirectas. ¿Cuántas veces te oí hablar sobre la bici tan genial que encontraste en internet? ¿Y no eres la que dejó una foto de esa misma bicicleta en el espejo del baño? Creo que incluso hiciste un círculo en el color que preferías.

Viviana rio.

—Creo que fui demasiado obvia. Supuse que no ibas a saber lo que quería a menos que te lo dijera. Además, pensé que no tiene nada de malo pedir.

—Bueno, me alegra que haya podido darte lo que pediste —expresó papá—. Pero ¿qué tal si me hubieras pedido un nuevo automóvil? ¿Crees que te lo hubiera dado?

—¡Claro que no! Ni siquiera tengo edad para conducir todavía.

—Tienes razón. Te amo, hija, pero no siempre te daré lo que pidas —aseguró su padre—. Ni tampoco Dios lo hará. Sé que estabas muy decepcionada cuando no te eligieron para estar en el equipo de gimnasia, específicamente porque habías orado por eso.

—Lo sé, y todavía no entiendo por qué Dios dijo que no —respondió Viviana—. Realmente quería tener mi puesto en el equipo.

—Porque soy tu padre y te amo, solo te daré los regalos que crea que sean lo mejor para ti —explicó papá—. Dios, que es tu Padre celestial, te ama y te da buenos regalos también. Cuando no responde tu oración exactamente como se lo pides, es porque Él sabe que hay algo mejor para ti.

—Creo que estoy aprendiendo eso —Viviana suspiró—. Se nota que tengo mucho que aprender, ¿verdad?

—Todos tenemos mucho que aprender —afirmó papá—. Me he dado cuenta de que me ayuda a recordar que Dios ya nos ha dado el mejor regalo de todos. Jesús murió por nosotros para que podamos convertirnos en hijos de Dios y quiere que llevemos nuestras peticiones delante de Él en oración. Puede que no responda todas nuestras oraciones como pedimos, pero podemos confiar en que Él hará lo que es mejor, ¡porque a Dios le encanta dar buenos regalos a Sus hijos!

BRENDA DECKER

DIOS TE DA BUENOS REGALOS

VERSÍCULO CLAVE: SANTIAGO 1:17

TODA BUENA DÁDIVA Y TODO DON PERFECTO VIENE DE LO ALTO, DESCIENDE DEL PADRE.

¿Te preguntas a veces por qué Dios no te da lo que pides? Cuando eso sucede, ¿sientes que te daría igual no orar? Recuerda que Dios te ama y sabe lo que es mejor para ti. El Señor desea que te acerques a Él con tus peticiones, pero eso no significa que siempre te dará lo que quieres. Aunque no entiendas Sus razones, confía en Dios. ¡A Él le encanta dar buenos regalos!

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.