Ayudar a los que están en peligro

NOTA: EL TEMA DE ESTA HISTORIA PODRÍA NO SER APROPIADO PARA LOS NIÑOS MÁS PEQUEÑOS

 

“¡Marlene, llegó el correo!”, gritó Leandro mientras corría por la casa con un sobre grande.  “Tienes una carta de Sofía”.

Marlene tomó el sobre de manos de Leandro y ansiosamente abrió la carta de su amiga por correspondencia, que vivía en otro estado.  Su sonrisa se desvaneció rápidamente cuando comenzó a leer y, en pocos minutos, comenzaron a bajar lágrimas por sus mejillas.

Leandro la vio.  “¡Mamá!  ¡Papá!”, llamó.  “Marlene está llorando por la carta que le envió Sofía”.

La madre y el padre entraron.  “Marlene, ¿qué sucedió?”, preguntó su mamá.

Papá notó que Marlene vaciló, así que habló.  “Marlene, si es algo que puede hacerte daño o a Sofía, tienes que contarnos”.

Marlene estalló en llanto y no pudo hablar por un rato, pero finalmente les contó.  “Los padres de Sofía le están haciendo daño.  Ella trató de contarle a alguien que necesitaba ayuda, pero sus padres se enteraron y le hicieron mucho más daño, y luego le quitaron el teléfono.  Sofía tiene miedo de contar a alguien en su escuela, así que decidió escribirme a mí para pedir ayuda”.

El padre y la madre se pusieron serios y abrazaron a su hija hasta que sus sollozos se calmaron.  “Marlene, tenemos que leer la carta para poder ayudar a Sofía”.

La niña asintió y les entregó el papel, arrugado por las lágrimas.    Los días siguientes fueron difíciles, puesto que los padres de Marlene se pusieron manos a la obra para ayudar a Sofía, pero en poco tiempo sacaron a la niña del hogar de sus padres y la llevaron a un lugar seguro.  A pesar de que Sofía estaba a salvo, Marlene sabía que tenía por delante un camino largo y difícil para sanar.

Marlene y Leandro se sentaron a hablar de tema con sus padres.  “Estoy muy triste por lo que le pasó a Sofía, pero me alegra que hayamos podido ayudarla”, comentó Marlene.

“Sí”, afirmó mamá.  “Jesús la ama profundamente y te usó para ayudarla.  Cuando hacemos esas cosas, les dirigimos hacia la sanidad que pueden tener a través de Él.  Debido a que quieres a Sofía y que estuvimos dispuestos a ayudarla, llevaste la esperanza de Dios y Su sanidad a la vida de tu amiga”.  – MYRICAL BARTON

AYUDA A LOS QUE ESTÁN EN PELIGRO

VERSÍCULO CLAVE: MATEO 10:8 (NTV)

SANEN A LOS ENFERMOS, RESUCITEN A LOS MUERTOS, CUREN A LOS LEPROSOS Y EXPULSEN A LOS DEMONIOS. ¡DEN TAN GRATUITAMENTE COMO HAN RECIBIDO!

¿Ayudas a los que están en peligro?  Nuestro mundo está quebrantado por el pecado y hay gente que está en peligro en todo nuestro derredor.  Con frecuencia puede ser difícil e incómodo ayudarlos, pero como cristianos, Jesús nos utiliza para ayudar a las personas y dirigirlas a la esperanza y la sanidad que solo vienen a través de Él.  Nosotros somos Sus manos y pies en el mundo.  ¿Cómo puedes ayudar a alguien que está en peligro? *

*Si alguien te está haciendo daño a ti o a algún amigo, cuéntalo de inmediato a un adulto de confianza.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.