Un oído que escucha

Cuando Colin se sentó para empezar a hacer sus tareas, oyó a su hermanita quejándose en la cocina.  El niño empezó a estudiar, pero toda la bulla que su hermana hacía lo distraía.  Entonces Colin escuchó la voz de su madre.  “Cristi, quiero que dejes de quejarte”.  Colin regresó a sus tareas, pero pocos minutos después volvió a oír a su hermana.

Colin se levantó y se dirigió a la cocina.  “¿Qué pasa con Cristi?”, preguntó.  “Sus lloriqueos me están volviendo loco.  ¡Tengo montañas de tareas y ella no me ayuda!”

Cristi hizo una mueca y le lanzó un calcetín a Colin.

“Ella quiere que alguien le ponga su calcetín”, contestó la madre.

“Pero Cristi puede ponerse sola los calcetines”, señaló Colin.  “Oh, bueno.  ¡La voy a ayudar solo para que se calle!”

“Espera, Colin”, indicó su mamá.  “Cristi también sabe cómo pedir las cosas amablemente.  Hasta ahora, lo único que ha hecho es quejarse y lanzar sus calcetines”.

“Bueno, no sé si pueda soportar toda esa bulla que ella hace por mucho tiempo más”, confesó Colin.

La madre le volvió a recordar a Cristi que esperaba que ella pidiera las cosas amablemente.  Luego se volvió a Colin.  “Me pregunto si alguna vez Dios se siente igual que nosotros.  Parecería que nos quejamos con frecuencia de las cosas, en lugar de orar por ellas”.

Colin frunció el ceño.  “Lo que quieres decir es que, en vez de quejarme, ¿Dios quiere que ore sobre las cosas, por ejemplo, por el ruido que hace Cristi?”

“De hecho, estaba pensando en un problema con el que he estado lidiando en el trabajo, pero, sí, Dios quiere que oremos por todo”.  Mamá sonrió.  “¿Qué te parece si oramos ahora?”  La madre y Colin inclinaron sus cabezas.  “Amado Padre, gracias por cuidar de cada detalle de nuestras vidas”, oró la madre.  “En este momento, te pedimos que ayudes a Cristi, y a todos nosotros, para que aprendamos a pedir ayuda, en lugar de quejarnos por nuestros problemas.  Por favor, ayúdanos a recordar que Tú nos amas y sabes lo que es mejor para nosotros”.

Después de que mamá terminó de orar, Cristi se acercó a ella y le entregó sus calcetines.  “Por favor, mami, calcetines”, balbuceó.  Mientras su madre le daba un abrazo y se ponía de rodillas para ayudar a la niña con sus calcetines, Colin sonrió y volvió a sus tareas. DAWN YRENE

ORA POR TODO

VERSÍCULO CLAVE: FILIPENSES 4:6 (NTV)

OREN POR TODO. DÍGANLE A DIOS LO QUE NECESITAN Y DENLE GRACIAS POR TODO LO QUE ÉL HA HECHO.

¿Solo oras antes de las comidas y a la hora de dormir u oras durante todo el día?  Dios tiene cuidado de ti y quiere que platiques con Él sobre lo que está pasando en tu vida.  Puede que no siempre te dé soluciones rápidas para tus problemas, pero siempre hará lo que es mejor.  Cuéntale qué te molesta y dale las gracias por las bendiciones que te ha dado.  Dios te ama y siempre te está escuchando.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.