Pony Express

 “Hola, Eduardo”, saludó mamá cuando su hijo entró y lanzó sus libros a la mesa.  “¿Cómo te fue en la escuela?”

“¡Me fue muy bien!”, contestó Eduardo.  “La señora Watson nos contó acerca del Pony Express.  ¿Sabías que en el tiempo del antiguo oeste, el correo era llevado desde Misuri hasta California por jinetes a caballo?  Cada jinete viajaba de 120 a 160 kilómetros, y todo el tiempo galopaban.  Pero recibían caballos diferentes cada 15 kilómetros, más o menos.  El camino era de casi 300 kilómetros, ¡y les tomaba a los jinetes 10 días llevar el correo, sin detenerse!”

“Guau”, expresó su madre.  “¡Parece un trabajo muy duro!”

“Sí, y también era peligroso”, aseguró Eduardo.  “Los jinetes ni siquiera podían llevar una pistola para protegerse en el trayecto, porque eso los podría demorar.  Y los jinetes no eran muy grandes.  La mayoría de ellos tenían alrededor de 10 años, ¡pero el más joven tenía solo once!”

“Qué interesante”, señaló mamá.  “Creo que podría hablar de eso en mi clase de escuela dominical esta semana”.

“¿Sobre los jinetes del Pony Express?  ¿Qué tiene que ver eso con lo que les estás enseñando a los niños de la iglesia?”

“Bueno, así como los jinetes del Pony Express llevaban mensajes importantes, Jesús nos dio un mensaje importante que debemos llevar a todo el mundo”, respondió su madre.  “Él quiere que extendamos el mensaje de Su amor a otras personas.  No importa qué edad tengamos ni cuán lejos podamos llegar.  Ya sea que lo llevemos al otro lado del mundo o al otro lado de la calle, podemos llevar el mensaje de cómo Jesús murió y resucitó para salvarnos a aquellos que necesitan escucharlo”.

“¡Sí!  Es un muy buen ejemplo para usarlo en tu lección”.  Los ojos de Eduardo se iluminaron.  “¡Ya sé!  ¿Qué tal si yo voy y les cuento a los niños de tu clase lo que sé acerca del Pony Express?  Entonces podrás explicar cómo es igual que llevar el mensaje del amor de Dios a otros”.

La madre sonrió.  “Me parece una excelente idea para que ambos seamos jinetes del Pony Express de Jesús”.  — PHYLLIS I. KLOMPARENS

LLEVA EL MENSAJE DE DIOS

VERSÍCULO CLAVE: HECHOS 1:8 (PDT)

SERÁN MIS TESTIGOS EN JERUSALÉN… EN TODO EL MUNDO.

¿Les cuentas a tus amigos sobre Jesús y lo que Él ha hecho para ti?  Jesús ha encomendado a los cristianos la misión de contar a otros acerca de Él.  Si conoces a Jesús, lleva Su mensaje de salvación a otros, para que también puedan confiar en Él.  ¡No hay tiempo que perder!  La gente necesita escuchar sobre el amor de Dios hoy mismo.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.