Perdón sin fin

Pamela se sentó en el sillón de la casa de sus abuelos con tristeza.  Su madre la había dejado ahí unas horas antes, mientras su hermana y sus amigos iban a la piscina.

La abuela la miró por un momento.  “A ver, hija”, empezó.  “Cuando tu mamá te dejó, dijo que no ibas a la piscina porque hubo un cambio de planes.  ¿Tienes tareas?”

Pamela tragó.  “No.  Me peleé otra vez con mamá”, confesó.  “Ahora no puedo ir a nadar.  Me enojé mucho y dije cosas que no debí haber dicho.  Ahora me siento muy mal, y no solo porque estoy castigada.  Quiero pedirle a mamá que me perdone, pero nos hemos peleado tanto y le he pedido perdón tantas veces, que me preocupa que ella esté harta y no me perdone”.  La niña suspiró muy afligida.  “También me siento así cuando tengo que pedirle perdón a Dios”.

Su abuela se quedó en silencio por un momento y entonces preguntó: “Hija, cuando tu hermana era pequeña, dañó muchas de tus cosas, ¿no es cierto?”

Pamela dibujó una pequeña sonrisa.  “Sí.  Una vez rayó todas las hojas del cuaderno que me gané como premio.  ¡Estaba tan enojada!”

“¿Alguna vez te hartaste de eso y decidiste que nunca más la perdonarías?”

La niña se veía sorprendida.  “No… O sea, a veces estaba furiosa, pero siempre la terminaba perdonándola porque la amo”.

“Dios también es así”, explicó su abuela.  “Él siempre nos perdona porque nos ama.  Hay un versículo en la Biblia en el que Jesús nos dice que perdonemos a los demás setenta y siete veces siete”.  Al ver cómo Pamela trataba de hacer los cálculos, rápidamente agregó: “Pero eso no significa que después de 490 veces decimos: ‘¡No!  ¡Ya se me acabó el perdón para ti!’  Significa que no debemos poner un límite para el perdón.  Tu mamá te perdonará porque te ama y porque ella misma ha sido perdonada por Jesús.  Y si eso es lo que Dios nos manda a hacer con los demás, ¿no crees que Él nos perdonará aún más?”

Pamela reflexionó por un momento mientras acariciaba la tela del sillón.  “Sí”, afirmó finalmente.  “Dios me perdonará.  Estoy lista para pedirle que me dé un poco de Su perdón sin fin”.  —  NATALIE CROWE

EL PERDÓN DE DIOS NUNCA SE ACABA

VERSÍCULO CLAVE: 1 JUAN 1:9

SI CONFESAMOS NUESTROS PECADOS, DIOS, QUE ES FIEL Y JUSTO, NOS LOS PERDONARÁ Y NOS LIMPIARÁ DE TODA MALDAD.

¿Alguna vez te ha preocupado que Dios no quiera perdonarte más porque has pecado tanto?  Quizá has cometido el mismo pecado una y otra vez, y te sientes mal al pedir perdón otra vez.  ¡No te preocupes!  La Biblia dice que Dios siempre te perdonará a causa del sacrificio que Jesús hizo por ti en la cruz.  ¿Estás listo para pedirle de Su perdón sin fin?

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.