Perdido y asustado

Jonás estaba emocionado cuando llegó con su familia a su parque estatal favorito en Florida. Le encantaba acampar y no veía la hora de caminar por el sendero tablado que cruzaba el pantano. Los humedales estaban llenos de vida silvestre y él sabía que verían muchos tipos diferentes de aves, y quizá incluso lagartos.

Pero antes de salir a caminar, debían almorzar. Jonás brincaba de un lado a otro con impaciencia mientras su madre sacaba la comida.

—¿Puedo ir a los juegos? —preguntó.

—Solo ten cuidado y vigila que no haya serpientes —advirtió su madre.

Jonás asintió y corrió hacia el patio de juegos. Desde la parte de arriba del tobogán gigante vio un gatito al borde del bosque. «¿Qué estará haciendo ahí ese gatito?», pensó el niño. «¡Un lagarto podría atraparlo!». Entonces se resbaló rápidamente por el tobogán y salió corriendo adonde estaba el gatito, pero el minino corrió hacia el bosque. Jonás lo persiguió. Cuando finalmente alcanzó al gato, miró a su alrededor y no sabía dónde estaba. El niño abrazó al gatito.

—Creo que estamos perdidos —le dijo.

Jonás empezó a caminar en la dirección de la que creía haber venido, y entonces recordó un versículo de la Biblia que su madre le había enseñado. Salmo 56:3, «El día en que temo, yo en Ti confío».

—Jesús —oró el niño—, tengo miedo, pero sé que estás conmigo porque moriste por mí y prometiste que nunca me dejarías. Por favor, ayúdame a encontrar el camino de regreso. Amén.

Pocos minutos después, Jonás oyó una voz que gritaba su nombre. Era el guardaparques.

—¡Estoy aquí! —gritó.

Cuando el guardaparques llevó a Jonás de regreso a su campamento, sus padres lo abrazaron fuertemente.

—Estábamos tan preocupados —confesó su madre.

El guardaparques acarició la cabeza del gatito.

—La familia de este pequeñín se alegrará al verlo. Se alejó de su campamento hace unas horas. Pero no vuelvas a entrar solo en el bosque otra vez, Jonás, ni siquiera para salvar a un gatito. Es peligroso y pudo haberte pasado algo malo.

Jonás asintió.

—No se preocupen, no lo volveré a hacer —les aseguró a todos.

Después que el guardaparques se fuera, mamá llevó la comida a la mesa y se sentaron para orar. Jonás dio gracias a Dios por sus alimentos y después agradeció de manera especial porque el Señor estuvo con él y lo mantuvo a salvo.

LISA FULLER

DIOS ESTÁ CON NOSOTROS

VERSÍCULO CLAVE: ISAÍAS 41:13 (NTV)

PUES YO TE SOSTENGO DE TU MANO DERECHA: YO, EL SEÑOR TU DIOS. Y TE DIGO: “NO TENGAS MIEDO, AQUÍ ESTOY PARA AYUDARTE”.

¿Alguna vez te has perdido y asustado? Eso es algo que puede darnos mucho miedo, pero la Biblia nos asegura que Dios siempre está con nosotros y que Él nos ayudará. Cuando sientas miedo, busca a Jesús. Entrégale tus miedos, porque sabes que Él murió y resucitó para que puedas estar a Su lado para siempre. El Señor promete que estará contigo y te ayudará cuando te sientas perdido y asustado. ¡Dale gracias a Dios por eso en este día!

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.