Parte de algo mayor

Sara se detuvo mientras caminaba junto a Jonatán, quien practicaba la trompeta en la sala.  “¡Qué feo suena!”, exclamó.  “Nadie puede cantar con eso”.

Jonatán respondió con una mirada graciosa y volvió a practicar su parte para la orquesta de la iglesia.

Sara siguió hasta llegar a la sala de estar, para ver si Jazmín jugaría con ella.  “Lo siento, Sara, pero tengo que practicar.  Voy a tocar en la iglesia el domingo”.

El rosto de Sara no podía ocultar su decepción.  “Está bien”.  La niña se dejó caer en el piso para escuchar cómo su hermana mayor tocaba el piano.  “Jazmín, esa música no se parece a nada de lo que he escuchado.  No puedo oír una canción en esas notas”.

Jazmín rio.  “Tienes razón, Sara.  Es solo un montón de acordes.  Pero escúchala mientras canto”.  Jazmín comenzó a tocar nuevamente los acordes, pero esta vez cantó junto con ellos.  “Sublime gracia del Señor…”  Sara se quedó sorprendida.  Sonaba hermoso.

 

En ese momento entró mamá.  “Oí lo que estabas diciendo, Jazmín.  Eso me recuerda a lo que Dios nos dice que hagamos, como iglesia.  Todos debemos trabajar juntos.  Puede que nuestra pequeña parte no parezca la gran cosa por sí sola, pero Dios nos usa a todos para hacer Su obra y mostrar Su amor al mundo.  Cada uno de nosotros forma parte de algo mayor”.

Jonatán entró.  “Eso es lo mismo que nos dijo nuestro director en la iglesia.  Mi parte en la trompeta es pequeña en la orquesta, pero es importante.  Cuando no tocamos, la canción no suena igual”.

Sara meditó en esas palabras.  “Entonces, ¿cuál es mi parte?  Yo no toco ningún instrumento”.

Su madre sonrió.  “Sara, tú tienes una parte muy importante en la música, aun si no sabes tocar un instrumento.  La mamá de Emilia y Jacobo me contaron cuánto has ayudado durante el ensayo del coro.  Su papá tiene que trabajar durante los ensayos del coro, pero ella puede venir porque tú juegas con Emilia y Jacobo en la parte trasera de la Iglesia.  Los ayudas a mantenerlos ocupados y que no se metan en problemas.  Todos tenemos una parte que llevar a cabo para compartir el amor de Jesús como iglesia, ¡y tú estás haciendo la tuya!”

Sara sonrió.  “Oye, Jazmín”, dijo la niña, “¿por qué no tocas nuevamente esos acordes para que todos cantemos juntos?”  – MYRICAL BARTON

HAZ TU PARTE EN EL CUERPO DE CRISTO

VERSÍCULO CLAVE: 1 CORINTIOS 12:27

USTEDES SON EL CUERPO DE CRISTO, Y CADA UNO INDIVIDUALMENTE UN MIEMBRO DE ÉL.

¿Cuál es tu parte que llevas a cabo en tu iglesia?  Quizá juegas con los niños en la sala cuna o ayudas a tu maestro a limpiar el aula después de la escuela dominical.  Aun si lo que haces no parece tan importante, Dios utiliza todas nuestras partes para hacernos trabajar juntos como cristianos y mostrar Su amor a las personas.  Pídele a Dios que te muestre cómo puedes ayudar a Su cuerpo de creyentes, y luego haz tu parte.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.