Padre Tiempo

Zaid parecía molesto cuando su abuelo entró para darle las buenas noches.  “¿Pasa algo?”, preguntó el abuelo.

“Odio ser niño”, contestó Zaid.  “Sebastián y Teresa pueden quedarse despiertos hasta tarde y ver televisión, pero yo tengo que ir a la cama.  ¡Quisiera ser mayor para hacer todo lo que quiera!”

El abuelo se sentó en la cama.  “¿Qué tal si te cuento una historia antes de que te vayas a dormir?”

Zaid estaba a punto de decir que las historias eran para los niños chiquitos, pero sí quería oírla, de modo que asintió y se metió en la cama.

“Había una vez un niño que deseaba ser mayor, al igual que tú”, comenzó el abuelo.  “Una noche, oyó pasos en su habitación.  ‘Mi nombre es el Padre Tiempo’, dijo una voz temblorosa, ‘y puedo hacerte mayor’.

“El niño no podía creer lo que oía.  ‘¡Quiero tener 25 años!’, exclamó.  Inmediatamente, apareció en una oficina, rodeado por torres de trabajos que tenía que realizar.  ‘Esto no es divertido.  Haz que tenga otra edad, ¡como los 40!’

“La oficina se desvaneció y el niño miró a su alrededor.  No pudo contener las lágrimas cuando se dio cuenta de que estaba en el funeral de su madre.  ‘¡Esto es horrible!  ¡Por favor, Padre Tiempo!  ¡Por favor, déjame ir a otra época!’

“El Padre Tiempo siguió haciéndolo más y más viejo, pero con cada edad, el niño encontraba algo que no le gustaba.  Finalmente, se encontró acostado en una cama, enfermo y muriendo.  ‘¡Por favor, Padre Tiempo!’, rogó.  ‘¡Haz que tenga otra edad!’

“El Padre Tiempo se negó, con tristeza.  ‘Lo siento’, de dijo, ‘pero ya no te queda más edad’.  Luego sonrió.  ‘Pero puedes volver a la edad con la que empezaste’.  Y con eso, el niño se despertó cuando su madre le estaba diciendo que se alistara para ir a la escuela.  Nunca se había sentido tan feliz”.

El abuelo miró a Zaid con una sonrisa.  “Mi padre me contó esa historia cuando tenía tu edad.  En ese tiempo también quería ser mayor, pero con el tiempo aprendí que cada etapa de la vida tiene sus propias alegrías y tristezas.  Esa es la razón por la que necesitamos disfrutar las bendiciones que Jesús tiene para nosotros hoy y confiar en que Él nos ayudará en medio de los momentos difíciles, cada vez que vengan, porque sabemos que Él usará todo lo que ocurra en nuestras vidas para bien”.

Zaid sonrió mientras el abuelo apagaba la luz.  “Gracias, abuelo.  Lo recordaré”. HARRY C. TROVER

DISFRUTA CADA DÍA

VERSÍCULO CLAVE: SALMO 118:24

ESTE ES EL DÍA QUE EL SEÑOR HA HECHO; REGOCIJÉMONOS Y ALEGRÉMONOS EN ÉL.

¿Estás ansioso por crecer?  ¿Quieres vivir por tu cuenta y tomar tus propias decisiones?  No te apures tanto.  Dios tiene muchas cosas que debes aprender y disfrutar en la edad que tienes ahora.  Habrá buenos momentos y tiempos difíciles a lo largo de tu vida, y Jesús estará contigo en cada instante.  Confía en que Él te guiará a través de cada etapa de tu vida cuando sea el momento oportuno, y disfruta las bendiciones que Él tiene para ti en el presente.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.