No por la fuerza

“¡Mateo!”, exclamó el padre al llegar a su hogar, después del trabajo.  “¿Qué pasó?  ¿Por qué tienes el labio hinchado?  ¿Te metiste en una riña?”

“David empezó”, respondió rápidamente Mateo.  “Además, la Biblia nos enseña a pelear.  Leí el otro día que debemos pelear la buena batalla de la fe.  ¡Ese versículo me encantó!”

Papá suspiró.  “Tú sabes que ese versículo no está hablando de riñas o peleas de puñetes.  Se refiere a que abraces tu fe y tengas la valentía de predicar a otros sobre Jesús”.

“¡Eso era exactamente lo que hacía!”, alegó Mateo.  “Verás, David me oyó decir que soy cristiano.  Entonces me dijo, en frente de todos los demás niños, que los cristianos son unos cobardes.  Le dije que es mentira y lo desafié a que me golpeara, si se atrevía.  Antes que pudiera darme cuenta, ¡me pegó!  Pero yo gané, papá.  Lo puse contra la pared, le torcí el brazo e hice que se disculpara por decir que los cristianos son cobardes.  Luego le pregunté si también quería ser cristiano y le torcí el brazo un poquito más hasta que dijo que sí”.

Su padre lanzó un gemido y puso las manos en su cara.  “¿Por qué hiciste eso, hijo?”

“Bueno, estaba peleando por Jesús”, aseguró Mateo.  “Como te conté, incluso logré que David dijera que quería ser cristiano”.

“Sabes muy bien que no puedes forzar a una persona para que quiera salvarse”, advirtió papá severamente.  “Y esa no es la manera de pelear por Jesús.  La Biblia dice: ‘No por el poder ni por la fuerza, sino por mi Espíritu’.  El Espíritu de Jesús es amor, bondad y humildad.  Así es como los cristianos animan a otros a confiar en Él, no torciéndoles los brazos”.

“¡Pero, papá! David se estaba burlando de mí… y de todos los cristianos”, protestó Mateo.

“Mucha gente se burló también de Jesús”, contestó su padre, “pero Él no agarró a golpes a quienes se reían de Él.  Ni siquiera discutió con ellos.  En vez de eso, murió por ellos… y por nosotros.  Esa es la manera en que peleamos por Jesús, al demostrar Su amor sacrificial a los demás, incluso si la gente nos llama cobardes por eso”.

Mateo suspiró.  “Ya lo entiendo.  Le pediré perdón”.

“Muy bien”, afirmó papá.  “Pero las riñas son algo serio y voy a tener que llamar a la escuela y a los padres de David.  De hoy en adelante, sé amigo de David.  Entonces quizá podrás ganarlo para el Señor”.  —  HARRY C. TROVER

PELEA POR JESÚS CON AMOR

VERSÍCULO CLAVE: ZACARÍAS 4:6

“NO POR EL PODER NI POR LA FUERZA, SINO POR MI ESPÍRITU”, DICE EL SEÑOR DE LOS EJÉRCITOS.

¿Estás peleando batallas por Jesús?  La lectura bíblica de hoy describe las cualidades que el Espíritu Santo te da para que las utilices cuando te toque defender a Jesús.  Menciona cosas como el amor, la paz, la paciencia, la bondad y el dominio propio.  Parecería ser que son lo opuesto de lo que uno llevaría a una pelea, pero esa es la clase de amor que Jesús demostró cuando conquistó el pecado y la muerte en la cruz.  No es la fuerza la que te hará ganar a otros, incluso a tus enemigos, para Jesús, sino solo Su amor.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.