No es un robot

“¿Qué estás haciendo?”, preguntó Carlitos, mientras se paraba detrás de la silla de su madre.  Mamá hizo clic en un pequeño cuadrado de la pantalla, en una fotografía que mostraba una casa con una chimenea.  “Estoy demostrando que no soy un robot”.

“¿Qué?”  Carlitos dejó de ver la computadora para mirar a su madre.  “¿Quién cree que eres un robot?”

Mamá rio.  “Para poder acceder al sitio web de mi banco, tengo que probar que no soy un robot.  Para eso, tengo que hacer clic en todas las imágenes que tienen chimeneas”. 

“No entiendo”, admitió Carlitos.

“No soy un robot, ¿verdad?”, le preguntó su madre sin dejar de mirar la pantalla, que ahora mostraba la información de su cuenta.

“No”, respondió Carlitos.

“Bueno, los que administran este sitio web no lo saben.  Lo que pasa es que hay programas robóticos de software que tratan de acceder a páginas en internet para robar información, entonces mi banco necesita que yo demuestre que soy un ser humano.  Por eso me muestran imágenes y debo hacer clic en las que tienen chimeneas.  Es una prueba fácil para los humanos, pero difícil para las computados”.  Mamá se levantó.  “¿Estás listo para ayudar en el comedor de beneficencia?”

Carlitos asintió y ambos se alistaron para salir.  “Mamá, ¿por qué servimos en el comedor de beneficencia?”, preguntó el niño mientras se ponía los zapatos.

Su madre se quedó pensando.  “Supongo que de cierta manera, lo hacemos para demostrar que somos cristianos”.

Carlitos la miró, confundido.  “¿Ah?”

“La Biblia dice que no es suficiente tener fe sin obras”, explicó su mamá.  “Solo podemos ser salvos al confiar en Jesús, pero cuando demostramos el amor de Dios a los demás, damos pruebas de que nuestra fe es real.  Cuando actuamos con amor, demostramos a otras personas que somos cristianos”.

“A veces me siento cansado cuando trabajo en el comedor de beneficencia”, comentó Carlitos.

“Lo sé”.  La madre acarició la cabeza de su hijo.  “Pero así como el hacer clic en todas las chimeneas demuestra que no soy un robot, servir a otros es una prueba de nuestra fe.  Eso demuestra que estamos llenos de amor”.

“¿Para que los demás vean a Jesús en nosotros?”, preguntó Carlitos.

Mamá asintió.  “Él demostró Su amor por nosotros cuando murió por nuestros pecados”.

Carlitos abrió la puerta.  “Vayamos, pues”, exclamó.  “Quiero ayudar a que otras personas conozcan a Jesús”.  —  EMILY ACKER

DEMUESTRA TU FE A TRAVÉS DE TUS ACCIONES

VERSÍCULO CLAVE: JUAN 13:35 (NTV)

EL AMOR QUE TENGAN UNOS POR OTROS SERÁ LA PRUEBA ANTE EL MUNDO DE QUE SON MIS DISCÍPULOS.

¿Tienes fe en Jesús?  Cuando confías en Él como tu Salvador, Jesús perdona tu pecado y te convierte en una persona nueva.  (Haz clic aquí para que conozcas las Buenas Nuevas que Dios tiene para ti).  Él llena tu corazón de amor, para que otras personas puedan ver que te ha cambiado.  Cuando sirves a los demás y los tratas con bondad, tus acciones demuestran que tienes fe en Jesús.  ¿Qué puedes hacer para llevar a otros al Señor?

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.