Misión aceptada

Sofía y su amiga, Bella, se metieron a hurtadillas al jardín, jugando a que eran agentes secretas en una misión.  “Chis”, susurró Sofía mientras gateaban a un lado de la casa.  “Mi mamá te va a oír”.

Las niñas espiaron por una ventana abierta a la cocina.  La madre estaba preparando la cena y papá estaba leyendo con la hermana de Sofía, Ana.

“¡Misión cumplida!”, exclamó Bella.

Sofía tapó la boca de Bella con la palma de su mano y puso su dedo en los labios.  “¡Silencio!  ¡Ana está mirando!”

“¡Sofía!  ¡Bella!  ¿Dónde están?  ¡Es hora de comer!”, llamó mamá.

Las niñas entraron corriendo, contentas porque al menos terminaron su juego sin haber sido descubiertas por la madre de Sofía.

Después de la cena, vieron una película sobre una joven que se iba a una misión al espacio exterior.  “La película estuvo genial”, opinó Bella cuando terminó.  “¡Al igual que nuestra misión!”

Sofía suspiró.  “Pero nuestra misión era de juego.  Quisiera tener una misión de verdad.  ¿Por qué los personajes de la televisión son los únicos que tienen misiones?”

“Eso no es verdad”, señaló Ana.  “Ver cómo ustedes nos espiaban me hizo pensar en algo que dijo mi maestra en la iglesia: que Jesús tiene una misión para nosotros”.

“Pero solo para los adultos”, alegó Sofía.

“Sí, todavía faltan muchos años”, se lamentó Bella.  “Y probablemente fracasemos de todos modos.  ¡Ni siquiera podemos pasar desapercibidas afuera de la casa sin que Ana nos vea!”

Mamá entró a la sala.  “No, Ana tiene razón.  Sí tienen una misión: contar a otros sobre Jesús y ayudarle a construir Su Reino eterno aquí en la tierra.  Y así como la muchacha de la película tenía un mentor al que podía acudir para buscar ayuda y consejo, ¡nosotros también tenemos un Ayudador!”

“¿En serio?”, preguntó Sofía.  “¿Tiene superpoderes y puede volar?”

Su madre rio.  “No exactamente.  Nuestro Ayudador es el Espíritu Santo, y tiene el poder de cambiar nuestros corazones”.

“Y de ayudarnos cada día de nuestras vidas, mientras seguimos a Jesús y cumplimos con nuestra misión”, agregó papá.

Sofía y Bella se miraron la una a la otra.  “¡Misión aceptada!”, gritaron al unísono.  HANNAH KENNEDY

TIENES UNA MISIÓN

VERSÍCULO CLAVE: MATEO 28:19

VAYAN, PUES, Y HAGAN DISCÍPULOS DE TODAS LAS NACIONES, BAUTIZÁNDOLOS EN EL NOMBRE DEL PADRE Y DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO.

¿Quieres una misión?  ¿Estás buscando tener aventuras en tu vida?  La mayor aventura de todas es seguir a Jesús.  Él vino a la tierra y murió para salvarnos y que tengamos vida eterna con Él.  Jesús nos ha enviado un Ayudador y nos ha dado la misión de amar a otros y extender las Buenas Nuevas sobre Él.  ¿Aceptas tu misión?

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.