El verdadero

“¡Mira esto!”  Andrés señaló una noticia en la computadora de su mamá.  “‘Miles asisten a convocatoria de un hombre que se autoproclama Mesías’.  ¿Cómo puede alguien creer eso?  Todos saben que Jesús es el Mesías, el único Salvador”.

“No, Andrés”, contestó la madre.  “Muchas personas no tienen idea de quién es Jesús”.

Más tarde, ese mismo día, mientras Andrés esperaba en la fila del banco con su mamá, oyeron que la cajera hablaba con un cliente.  “Señor Peláez, ¿sabe dónde le dieron este billete?”, le preguntó mientras sostenía un billete de cien dólares.

“Realmente, no”, respondió el señor Peláez.  “Recibimos esos billetes en mi tienda casi todos los días.  ¿Hay algún problema con ese?”

“Es probable”, indicó la cajera.  “Nos advirtieron que están circulando billetes falsificados en esta zona.  Nuestro supervisor tendrá que revisarlo”.

Cuando Andrés y su madre llegaron a la caja, el niño se dirigió a la cajera.  “¿Cómo supo que ese billete era falsificado?”

“Bueno, no estoy segura, pero parte de nuestro entrenamiento es estudiar los billetes.  He trabajado con ellos y los he examinado durante años”, le contó la cajera.  “Cuando uno está bien familiarizado con los verdaderos, es más fácil detectar a los falsos”.

De camino a casa, Andrés estudió concienzudamente el billete de un dólar.  “Ya lo entiendo”, comentó.  “La gente cae en el engaño de los que afirman ser el Mesías porque no conocen al verdadero Salvador”.

“Tienes razón”, afirmó mamá.  “Si tenemos una relación con el verdadero Mesías, Jesucristo, y lo conocemos mejor al estudiar Su Palabra y conversar con Él, tendremos menos probabilidades de desviarnos por aquellos que aseguran que pueden salvar al mundo.  La única persona que puede salvarnos es Jesús”.

Andrés siguió estudiando el billete que tenía en la mano.  De repente, le brillaron los ojos.  “Quisiera tener un montón de billetes de 100 dólares para conocer cómo se ven y se sienten.  Así no caería en el engaño de tomar un billete falsificado”.  El niño sonrió a su madre.  “¿Podrías ayudarme con eso?”

Mamá rio.  “No, pero te ayudaré a memorizar tus versículos de la Biblia para que sepas qué dice Dios y no caigas en las mentiras”.  —  BARBARA J. WESTBERG

CONOCE AL SALVADOR

VERSÍCULO CLAVE: ISAÍAS 43:11

YO, YO SOY EL SEÑOR, Y FUERA DE MÍ NO HAY SALVADOR.

¿Conoces a Jesucristo, el único salvador del mundo?  Puedes conocerlo hoy mismo al poner tu confianza en Él.  (Haz clic aquí para que conozcas las Buenas Nuevas que Dios tiene para ti).  Entonces podrás conocerlo mejor al pasar tiempo con Él.  Conversa con Jesús, lee Su Palabra, la Biblia.  Cuando Lo conoces personalmente, no serás engañado fácilmente por falsas declaraciones de aquellos que dicen que hay otro camino para ser salvos aparte de Jesús.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.