¡Cuidado por dónde caminas!

Susana estaba contando los días para visitar la granja de sus abuelos. Ella no veía la hora de ayudar a su abuelo con los animales y hacer dulce de peras con la abuela. Y, al final de cada día, ella y su abuela disfrutarían una larga caminata a la sombra de los árboles del huerto. La abuela siempre decía:

—El cielo debe ser como un huerto fresco en una tarde cálida de verano.

El día que llegó a la granja, Susana le dijo:

—Abuelita, vamos a caminar por los perales.

—Lo siento, hijita, pero no puedo. El mes pasado me operaron de la rodilla, ¿recuerdas? El sendero del huerto está lleno de raíces y surcos. Si me caigo o tropiezo, el médico dijo que podría volver a lesionarme la rodilla y terminar en una silla de ruedas.

—¿Y si hacemos una caminata corta y vamos despacio? —sugirió Susana—. Yo estaré cerca.

—No, corazón, no sería sabio para mí. Pero tú puedes ir.

Así que Susana fue a caminar por el sendero del huerto sola, pensando en las palabras de su abuela. Después de la cena, le preguntó:

—Abuelita, si algo no es sabio, ¿significa que es necio?

—A veces. Pero sabio también significa que sabes lo que debes hacer y lo haces. Mi médico me dio esas indicaciones para que yo esté bien. Debo evitar los suelos que no sean planos. Por eso sé que no es sabio para mí ir al sendero del huerto.

—Esta mañana leí un versículo de la Biblia sobre andar en un camino inestable.

—¿Sí? Muéstrame lo que leíste —le pidió la anciana mientras abría su Biblia.

—Está en Proverbios 5 —explicó Susana—. Comienza advirtiéndonos que no seamos como la mujer inmoral, y después dice: « No considera la senda de la vida; sus senderos son inestables».

La abuela asintió.

—Ese versículo nos dice que no nos desviemos a los lugares en los que podríamos tropezar y caer en pecado. Por eso debemos ser sabias y escuchar a Dios. Su Espíritu Santo nos da sabiduría y nos guía para que andemos por el camino correcto.

—Pero ¿qué pasa si no hacemos caso y nos vamos por el camino equivocado? —preguntó Susana.

—Entones confesamos nuestras ofensas a Jesús. En lugar de vivir tropezando, podemos caminar sabiamente porque Él siempre está ahí para perdonarnos y ayudarnos.

—Ya lo entiendo, abuelita. Lo sabio es mantenernos alejadas del camino equivocado —la niña sonrió—. Me alegra que no te hayas dejado convencer por mí para arriesgarte como lo hacen los necios.

TERESA AMBORD

CAMINA SABIAMENTE EN TU VIDA

VERSÍCULO CLAVE: PROVERBIOS 4:11

POR EL CAMINO DE LA SABIDURÍA TE HE CONDUCIDO, POR SENDAS DE RECTITUD TE HE GUIADO.

¿Alguna vez has querido hacer algo que no es sabio? Eso nos pasa a todos. Puede ser tentador salirnos del camino correcto en lugar de hacer lo que sabemos que es correcto. Por esa razón es importante que caminemos sabiamente y nos alejemos de las piedras de tropiezo que llevan al pecado. Si conoces a Jesús, todas tus ofensas han sido perdonadas y tienes al Espíritu Santo que te guía y te da sabiduría. Confía en que el Señor te ayudará a permanecer en el camino correcto.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.