Corriendo la carrera (Parte 3)

Los participantes en la carrera municipal salieron corriendo de la largada.  Mientras María corría con su mamá, su padre, Carlos y Samuel las esperaban en la línea de la meta.  Vitorearon a María cuando cruzó la línea, y también aplaudieron después a su mamá.  Cuando entregaron las medallas, tanto María como su madre recibieron uno. 

De camino a casa, Samuel tenía una pregunta.  “Mami, ¿por qué te dieron una medalla roja?”

Carlos respondió en su lugar.  “Mamá ganó el segundo lugar”, explicó.  “María ganó la medalla por el primer lugar y mamá, por el segundo lugar”.

“No es verdad”, alegó Samuel.  “Mami no fue la segunda.  Hubo muchas personas más que llegaron antes que ella.  Y María tampoco fue la primera”.

“Tienes razón”, admitió Carlos.  “De hecho, María fue la quinta persona en cruzar la línea de la meta, y mamá llegó en el puesto 29.  Pero, a pesar de que todos corrieron juntos, no competían todos contra todos.  Solo competían contra las personas de su misma edad”.

“Correcto.  Yo recibí una medalla roja porque fui la segunda mujer de mi rango de edad que cruzó la meta”, afirmó su madre.  “Y María recibió su medalla azul porque fue la primera persona en terminar la carrera en su rango de edad”.

“Eso hace que la carrera sea justa”, comentó Carlos.  “No sería justo para una persona mayor… o sea, alguien mayor que mamá, por supuesto… no sería justo que tenga que competir con una persona más joven, como María”.

Papá soltó una carcajada.  “¿Saben una cosa?  Eso es algo que también deberíamos tener en mente mientras corremos la carrera de la vida.  A veces nos desanimamos al ver a otros que pueden hacer cosas que a nosotros no nos salen tan bien, y tal vez sentimos que a Dios se agrada más de otros que de nosotros.  ¡Pero Jesús siempre se agrada de nosotros!  Él nos ama tanto que murió por nosotros y nos ayuda a usar nuestros talentos y habilidades para servirlo a Él.  Jesús nos ayudará a dar nuestro mejor esfuerzo con lo que nos ha dado”.

“Se siente bien saber que hemos dado lo mejor de nosotras, ¿verdad, María?”, preguntó mamá.  “¿No creen que se sentirá bien saber que hemos dado lo mejor para el Señor?  Será maravilloso oírle decir: ‘Bien, siervo bueno y fiel’, y recibir las recompensas que Él tiene para aquellos que lo sirven”.  SUSAN S. ARCAND

JESÚS TE AYUDA A DAR LO MEJOR DE TI

VERSÍCULO CLAVE: APOCALIPSIS 22:12

YO [JESÚS] VENGO PRONTO, Y MI RECOMPENSA ESTÁ CONMIGO PARA RECOMPENSAR A CADA UNO SEGÚN SEA SU OBRA.  

En la carrera de tu vida, como cristiano, ¿te desanimas con frecuencia?  ¿Te parece que otras personas hacen más para Dios que tú?  Jesús no te compara con otros cristianos.  Él te ama como eres y te ayuda a usar tus talentos para hacer lo que Él desea.  Así que no te compares con otros.  Confía en que Jesús te ayudará a dar lo mejor de ti y te recompensará por servirle.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.